Con la sanción de la Ley de Familias en Acción por parte del presidente Juan Manuel Santos, el Coliseo León XIII de Soacha se convirtió en el escenario que le dio vida sostenible a este programa que creó el ex presidente Andrés Pastrana y que continuará bajo la coordinación del Departamento para la Prosperidad Social – DPS.


3-69.jpg

Más de seis mil madres líderes de Soacha se hicieron presentes en el evento de anoche, en donde el director del Departamento para la Prosperidad Social, Bruce Mac Master, dijo que el programa es la médula espinal de lucha contra la pobreza extrema y el que más directamente llega a las personas vulnerables. Aseguró que en adelante se llamará ‘Más Familias en Acción’ y que ahora se convertirá en política de Estado.

El presidente arribó al coliseo sobre las 6:30 pm, momento en el que se inició el acto protocolario. Inicialmente habló el director del DPS, quien anunció que el programa tendrá en adelante más cubrimiento e involucrará a más familias. “Dependemos en gran parte del trabajo que hagan estas señoras, las madres líderes. Ellas son la columna vertebral de Familias en Acción, de manera que tenemos una labor muy grande en este segundo semestre”, explicó.

Posteriormente, la presentadora de televisión María Cecilia Botero, entrevistó a dos madres líderes de Soacha que fueron escogidas previamente. Una de ellas fue Maribel Palacio, residente en Altos de la Florida, y quien manifestó que su vida le cambió radicalmente desde que ingresó al programa:

“Mi vida era llena de tristeza, de trabajo duro todos los días. No podía estar con mis hijos, no me conocían porque el día me llevaba y la noche me traía, pero ahora con el programa tengo cuatro cosas importantes en mi vida: Seguridad, economía, educación y nutrición para mis hijos”, manifestó.

Alba Luz Cutiva, otra madre líder, también de la comuna seis, agradeció al presidente Santos y al alcalde Juan Carlos Nemocón por apoyar el programa. “Antes mi vida era muy difícil, hoy me siento mejor, soy importante, dejé mi pobreza gracias a Familias en Acción. Nos ha brindado buena educación y nutrición, mis hijos han podido estudiar y alimentarse”.

Seguidamente intervino el presidente Juan Manuel Santos, quien hizo un recuento de la historia del programa, destacando que fue el ex presidente Pastrana el que lo creó. Dijo que en la era de Álvaro Uribe se impulsó, se fortaleció y ahora en su gobierno, y gracias al Congreso, se convierte en Ley de la República.

“Gracias a los senadores y representantes que lo apoyaron, porque a partir de este momento nadie puede acabar con el programa, por eso hemos decidido darle más recursos. Hoy hay 2 millones 300 familias y en los próximos dos años serán 2 millones 600 mil las familias beneficiadas”, sostuvo el presidente.

Santos destacó que Familias en Acción se ha convertido en ejemplo para otras naciones del mundo y que es una herramienta clave dentro de los objetivos de este gobierno para luchar contra la pobreza, impulsar la educación a los niños y reducir la desigualdad social.

En un momento de su discurso, el presidente Santos destacó al alcalde Juan Carlos Nemocón por su compromiso con el programa, y le recordó que Soacha también se beneficiará de la iniciativa de otorgar vivienda gratis a los más pobres.

Por otro lado, el enlace municipal, Juan Rivera, se refirió a las implicaciones y alcances de la Ley, y dijo que las familias tendrán que acogerse a los nuevos parámetros:

“La sanción implica que la iniciativa gubernamental generará una reserva del derecho de permanencia y de ingreso al programa. Con una nueva ley todo colombiano tiene derecho a ingresar, se abren nuevas expectativas en cuanto a que los retiros van a ser más cerrados, no como hasta el momento que se hace con tres incumplimientos o tres no cobros. Ahora una persona puede alegar que puede estar en Familias en Acción porque es un derecho que tiene como cualquier ciudadano de la república”, puntualizó.

Familias en Acción tendrá una tercera fase que iniciará a finales de julio próximo, con la ampliación de cobertura en todo el país.

En toda la historia del programa, se han beneficiado 2.3 millones de familias y cinco millones de menores con subsidios de nutrición y educación. Ha construido capital humano, vinculado a las familias al sistema financiero, mejorado la nutrición de los niños y ha disminuido la deserción escolar, entre otros.