El Presidente Juan Manuel Santos aseguró que un fallo de la Corte Constitucional le impide retomar las aspersiones.


El mandatario aseguró, que le apunta a una erradicación estructural de los cultivos ilícitos mediante la sustitución de las plantaciones, con apoyo de las Farc.

Otros sectores del gobierno hicieron eco de la decisión presidencial, en respuesta a la petición del fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, quien solicitó evaluar la política vigente de erradicación de cultivos ilícitos y reanudar la aspersión aérea.

El ministro de Justicia, Jorge Eduardo Londoño, indicó que desde su cartera busca darle un enfoque de salud y derechos humanos al tema de las drogas. “Es necesario un plan integral de erradicación manual de cultivos ilícitos, en el que no se usen químicos que afecten la salud humana y el medio ambiente y este debe contemplar también programas de salud, educación, agua potable y mejores condiciones de vida”, comentó.

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, explicó que en el Consejo Nacional de Estupefacientes no hay propuesta sobre realizar aspersiones con alguna nueva sustancia y que las razones por las que fue prohibida la aspersión aérea del glifosato sigue vigente.

El ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, consideró que la fumigación aérea con glifosato no es solución para la erradicación de cultivos ilícitos en el país, no solo por las afectaciones a la salud humana sino por su impacto negativo en los ecosistemas.

“Es importante abrir nuevamente el debate sobre las estrategias para la erradicación de los cultivos ilícitos, sin embargo no estamos de acuerdo con volver al pasado. Hemos sido enfáticos y lo más técnicos posible sobre las consecuencias de la fumigación aérea. Estamos de acuerdo en que su uso controlado es posible, pero acompañado de erradicación manual”, sostuvo Murillo.

La aspersión aérea con glifosato fue suspendida en octubre del año pasado, por un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que calificó esa sustancia como “probablemente cancerígeno para los humanos”.

Fuente: ElColombiano.com