Simón, el perro que dio nombre a una plaza de la UDEC Soacha

Simón, era un perro que acompañó por cerca de 15 años a la comunidad de la Universidad de Cundinamarca extensión Soacha, convirtiéndose así en un ícono institucional. Tras su muerte, estudiantes y docentes crearon una plaza en homenaje al canino.


periodismopublico_1-109.jpg

«Llegábamos a principio de semestre y siempre preguntábamos por el perrito y le traíamos algo, incluso más que preguntar por los profesores nuestro interés se centraba en él. Significaba mucho para nosotros, además los docentes y administrativos le tenían mucho afecto», expresó Héctor Rey, líder del Mexu, Movimiento Estudiantil de Suacha y estudiante de la UDEC.

Según relatan los estudiantes, la mascota de la institución identificaba a gente extraña y sospechosa que ingresaba a la universidad, cuando eso sucedía ladraba y así alertaba a los guardas del lugar. Simón logró cautivar el afecto de la comunidad educativa, pues 15 años viviendo en el lugar lo convirtieron en uno de los personajes con mayor antigüedad y reconocimiento de la UDEC.

Por esa razón, directivos de la institución educativa permitieron que se adecuara un espacio del parqueadero, justo al frente de la fotocopiadora. Allí se organizó un lugar para lucir la placa que recuerda la vida y presencia de Simón, elemento que fue donado por el profesor Ernesto Baracaldo, quien fue testigo de la alegría que Simón daba a la universidad.

«Inaguramos un espacio que antes no tenía nombre, ahora es la ‘plaza Simón’, un lugar de encuentro, empoderamiento, apropiación e identificación por la Universidad», agregó Rey.

«Normalmente las plazas tienen nombre de próceres, políticos y héroes. Esta tiene la sencillez de llevar el nombre de un perro que significó mucho para la comunidad educativa, eso la hace única en Soacha y quizá en Colombia», finalizó Jorge Rodríguez, quien estuvo acompañando la inauguración del lugar.

cargando...