Sin importales lo que piensen los habitantes y autoridades de Soacha, el Ministerio de Transporte y la Administración Distrital lanzaron un programa para favorecer el tránsito en las entradas y salidas de Bogotá. Una de las medidas fue autorizar la ocupación de uno de los carriles de Transmilenio por parte de los vehículos particulares.


Transmilenio-soacha

Transmilenio-soacha

Así las cosas, los carriles de Transmilenio en Soacha dejarían de ser exclusivos para convertirse en una opción para los miles de viajeros que salen e ingresan a la capital, especialmente los fines de semana.

La medida fue coordinada entre el Ministerio de Transporte y la Administración Distrital, sin tener en cuenta qué dice la comunidad y las autoridades de Soacha. Vale la pena decir que este fin de semana ya se comenzó a aplicar la estrategia.

“Es un atropello y un abuso contra el municipio de Soacha. Se trata de un bofetón y una patada del Ministerio y la secretaría de movilidad de Bogotá contra nosotros; no entiendo por qué son tan abusivos al implementar medidas en un territorio que no les pertenece”, dijo José Manuel Ortiz, residente en la comuna seis.

“El Ministerio y la alcaldía de Bogotá creen que son los dueños de Soacha y se inventan medidas para facilitar la movilidad de sus viajeros, pero no les importa ni les interesa qué piensan y qué dificultades tenemos que afrontar quienes residimos y nos movemos en el municipio”, agregó Elena González, usuaria de Transmilenio.

Lo delicado del asunto es que los cinco años de la póliza de estabilidad de obra ya se cumplieron y ahora el mantenimiento le corresponde al municipio de Soacha, teniendo en cuenta que cada losa tiene un costo que oscila entre 30 y 40 millones de pesos y el presupuesto local para malla vial sólo alcanzaría para reparar la troncal que debilitan los vehículos de Bogotá.

Otra de las medidas autorizadas por el Ministerio y el Distrito es la intermitencia semafórica, aunque en este punto hay que precisar que los semáforos en Soacha no funcionan y la ANI nunca ha querido repararlos.

En cuanto a la ocupación de la troncal de Transmilenio, que ya no es exclusiva en Soacha, los horarios autorizados para que el tráfico mixto la ocupe son:

Viernes de 3:00 p.m. a 10:00 de la noche, saliendo de Bogotá hacia Silvania.

Los domingos y/o festivos se habilitarán tres carriles de acceso a Bogotá, desde Silvania hasta Soacha, de 12:00 del mediodía a 10:00 de la noche, y carril de Transmilenio desde el sector del Tropezón hasta Venecia, de 12:00 del mediodía a 10:00 de la noche.

Si bien las autoridades de Soacha rechazaron la media, no han hecho nada para evitar que el Ministerio y el Distrito sigan atropellando al municipio. El secretario de movilidad, Luis Fernando Delegado, advirtió que el Gobierno toma medidas sin tener cuenta el panorama del municipio, e hizo énfasis en que falta la reparación de los semáforos y el alto tráfico afectará las losas de la calzada.

“Esperamos que al alcalde Eleazar González demuestre de qué está hecho y actúe sin miedo en contra de este atropello. Así mismo invito a la comunidad de Soacha a alzar su voz de protesta porque al ministerio sólo le importa favorecer la movilidad de los viajeros de Bogotá, sin pensar en que en el municipio también vivimos seres humanos”, añadió Luis Carlos Cantor, residente en la comuna dos.

Hay que recordar que la nación, a través de la ANI, ha hecho caso omiso a la petición de arreglar los semáforos de la autopista. “Los semáforos están completamente deteriorados pero la ANI nunca nos los entregó”, sostuvo el secretario de Movilidad de Soacha.

Lo cierto es que de nuevo las autoridades nacionales priorizan la movilidad de los viajeros de Bogotá, sin importarles lo que piensen y sientan los ciudadanos de Soacha, y en el caso de autorizar la ocupación de los carriles de Transmilenio, es una medida que demuestra el desprecio de la nación y el distrito por un municipio que supera el millón de habitantes.