Casi un mes después de iniciarse las restricciones por aislamiento preventivo, Soacha y Mosquera lograron alcanzar superar los bajos niveles de calidad del aire que habían obligado a tomar medidas preventivas desde el 6 de marzo.

Así lo confirmó la CAR Cundinamarca, días después de que Bogotá también pudiera, finalmente, levantar su alerta amarilla por calidad del aire, decretada el 5 de marzo. De acuerdo con la autoridad ambiental, “la disminución de tráfico vehicular y de operación de industrias durante la cuarentena, así como las medidas adoptadas por la CAR, han contribuido a una considerable mejora en la calidad del aire”.

La medida se había tomado, en ese entonces, para enfrentar los altos niveles de material particulado PM 2.5 producidos, en su mayoría, por el transporte de carga, interregional, el movimiento industrial en esas zonas y los efectos de las quemas e incendios del oriente del país.

Ahora, con el fin de las medidas preventivas “se levantan entonces las restricciones que habían sido impuestas a propósito del estado de prevención, a la operación de las fuentes fijas, ubicadas en establecimientos industriales que operan con combustibles sólidos (carbón, madera, biomasa, etc.); al transporte de carga, a la operación de incineradores y a las quemas controladas”.

Apoyo: Eltiempo.com, La Car.com