Este sábado a las 8:00 a.m., en la sede de la UAO, saldrán varios buses rumbo a una finca del Municipio de Silvania. La misión, entregar tierra a dos familias desplazadas de Ataco (Tolima).


Dos familias del municipio de Ataco, víctimas de la violencia que se presentó en la zona, recibirán, gracias a la gestión de la Unidad de Restitución de Tierras y el fallo de los jueces especializados, un nuevo hogar en los municipios de Silvania y la Mesa respectivamente. Esta compensación fue dada en el marco de la reparación integral propuesta en la Ley 1448 del 2011.

Los predios Normandía y Villa Esperanza fueron entregados por el Consejo Nacional de Estupefacientes al Fondo de la Unidad de Restitución de Tierras (URT) el pasado 11 de febrero para ser utilizados como opción de compensación en procesos de restitución.

El próximo 17 de mayo estos predios serán entregados a dos familias de Tolima, las cuales salieron de sus hogares hace más 10 años a causa de la violencia generada en la zona por los grupos armados. En este caso, las Farc-EP fueron quienes se asentaron en la región del municipio de Ataco.

El derecho a la restitución por compensación está previsto en el artículo 97 de la Ley 1448 de 2011. Se aplica cuando la restitución material del bien no es posible por la destrucción del inmueble, restitución a otra víctima despojada, peligro de desastre natural o riesgo para la vida e integridad personal del restituido o su familia.

Este último es el motivo por el cual las sentencias proferidas por los jueces especializados en restitución de tierras de Ibagué ordenan la compensación de los predios a víctimas del conflicto armado en Ataco. La familia fue amenazada de muerte directamente por los grupos al margen de la ley, por tal motivo los jueces veían imposible el retorno al sector de donde fueron despojados.

Los hechos

El predio Normandía, ubicado en el municipio de Silvania, vereda Victoria Alta, ingresó a extinción de dominio después de que su dueño fue llevado a la cárcel, acusado de testaferrato. Estas tierras, luego de ser entregadas al Fondo de la URT, ahora son asignadas por compensación.

Los beneficiarios, para el año 2001, debido a las continuas amenazas de reclutar a uno de sus hijos, tuvieron que desplazarse de su predio Guasimal, ubicado en el municipio de Ataco. La familia era poseedora desde el año de 1999 de estas tierras, las cuales explotaban para su sustento.

Las condiciones del desplazamiento llevaron a que la familia solicitara el beneficio de la compensación, ya que en la actualidad sus vidas pueden correr peligro.

El predio Normandía cuenta con una extensión de 11 hectáreas, servicios públicos (agua y luz) y vías de acceso, es una zona apta para el cultivo de café, algunos frutales como mora y cultivos de ciclo corto, entre los que se destacan, maíz, arveja, frijol y ahuyama, además de ser tierra propicia para el ganado.

Caso similar fue el presentado por el otro núcleo familiar. Estas personas salieron desplazadas en el año 2004 por causa de las amenazas recibidas frente a la negativa de entregar a uno de sus hijos a la guerrilla. Este acto generó una limitación del uso y goce de sus predios: Las Mimas, La Cadena, Santa Lucía y El Mirador, todos ubicados en el municipio de Ataco, los cuales había adquirido para el año 1993.

A estas personas les será entregado por compensación el predio Villa Esperanza, ubicado en la vereda San Pedro, municipio de La Mesa, Cundinamarca. Las tierras cuentan con una extensión 9.600 metros cuadrados y su suelo es acto, por las condiciones climáticas, para el cultivo de cítricos y mango.

Las características de los predios que se van a entregar cumplen con las mejores condiciones ambientales. Es de notar que, tras la concertación con los beneficiarios, luego de la visita de reconocimiento, se suscribe un acta de aceptación de la compensación y se solicita al Consejo Nacional de Estupefacientes la asignación definitiva de los predios. Luego se realiza la entrega material del mismo a los beneficiarios, acompañado de un proyecto productivo.