Transmilenio reconoció y agradeció la captura de una banda delincuencial dedicada a la clonación y adulteración de tarjetas del sistema. Desde 2015, esta banda, integrada por siete personas, venía cometiendo fraudes a las finanzas del sistema por un valor cercano a los 27 mil millones de pesos.


La gerente general de Transmilenio, Alexandra Rojas, resaltó el trabajo en equipo entre la Fiscalía, la Policía y el Distrito, que se desarrolló de manera encubierta durante varios meses y que culminó con la captura de estas personas: “Cada peso que se le roba a Transmilenio, es un peso que nos están robando a todos los bogotanos, a la ciudad, y es un peso que ahonda la crisis del sistema. Estos esfuerzos articulados entre las autoridades judiciales y distritales se seguirán haciendo, para que los delincuentes sepan que estamos trabajando por recuperar el orden en nuestra ciudad”.

En rueda de prensa la gerente hizo además una invitación a los usuarios del sistema para que realicen la compra y recarga de sus tarjetas en puntos autorizados, con personas debidamente identificadas, y así evitar adquirir tarjetas clonadas.

Al mismo tiempo, Alexandra Rojas invitó a los usuarios a que personalicen sus tarjetas: “Transmilenio es un activo de todos los bogotanos y estamos trabajando de manera decidida para recuperar el sistema en beneficio de nuestros usuarios y de la ciudad. Queremos invitar a los usuarios del sistema a renovar sus tarjetas y a personalizarlas, esto nos permite cerrar espacios al fraude y hace posible implementar mejores mecanismos de control y servicio en el sistema”, puntualizó.

Además, la gerente envió un mensaje de tranquilidad a quienes tienen sus tarjetas debidamente adquiridas: “Las personas que han adquirido sus tarjetas en los puntos de recarga de Tullave, pueden estar absolutamente tranquilas de que sus tarjetas no han sido clonadas ni tienen la posibilidad de ser clonadas, hasta donde nosotros conocemos con la tecnología vigente”.

En la actualidad existen 7.761.111 tarjetas Tullave (verdes) básicas o personalizadas habilitadas para funcionar. De las antiguas (rojas y azules) se encuentran aún habilitadas 15 millones de tarjetas.