El Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó al Minagricultura, la ANLA y otras autoridades ambientales que se cree una mesa que busque la protección de polinizadores.

La Sección Primera del Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordena realizar estudios y definir rutas que permitan limitar e incluso prohibir el uso de insecticidas denominados neonicotinoides porque estos estarían exterminando a las abejas y polinizadores.

El abogado Luis Domingo Gómez interpuso una acción popular contra el Ministerio de Agricultura, el ICA, la Agencia Nacional de Licencias Ambientales y otras entidades porque el uso de dicho insecticida afecta a las abejas, así como el medio ambiente.

“Porque estos elementos neurotóxicos afectan de manera directa o son una de las causas que están llevando al límite a las poblaciones de abejas y otros polinizadores”, señaló el abogado Gómez frente a la decisión del Tribunal.

Dijo que las abejas como polinizadores, los abejorros, los colibríes y otra serie de insectos y de aves, son los que cooperan en el proceso de producción de alimentos, y que además “son los que transportan el polen y permiten la fecundización de las frutas”.

Aseguró que las abejas ayudan a que la humanidad tenga disponible un poco más del 70 por ciento de los alimentos que se consume y que estos elementos neonicotinoides “vienen siendo objeto de seguimiento por la comunidad científica y por los agricultores y por los apicultores, no solo en Colombia sino en el mundo”

Finalmente, señaló que en Europa han sido reglamentado el uso de dichos insecticidas y que tampoco se deben usar indiscriminadamente para que no tengan impacto en la vida animal, humana y el medio ambiente.