La sede Libertadores de este colegio de la comuna seis fue el escenario de la discordia a causa de una eventualidad ocurrida con una pequeña que sufrió un accidente en el aula de clase el pasado viernes 2 de marzo, el cual no fue atendido oportunamente debido a que la menor no contaba con el seguro estudiantil.


El caso ocurrió con Laura Katerine Granados, una niña de 10 años que actualmente cursa el grado cuarto en el plantel, cuando en el cambio de clase de la última hora de la jornada del pasado viernes fue machucada por uno de sus compañeros, cuando este cerró la puerta después de que el docente ingresó al salón. La niña introdujo accidentalmente los dedos en la rendija de la puerta, por eso sufrió la lesión.

“Cuando me di cuenta fue que metí los dedos entre la puerta y como mi compañero la estaba cerrando desde hace rato me machucó muy duro. Me puse a llorar porque me levantó la piel, llamé a la profesora y ella me llevó a la Coordinación, pero allá me dijeron que eso me había pasado por inquieta, y no me atendieron hasta que llegó mi mamá para llevarme a donde el médico”, explicó Laura.

Lo anterior no dejaría de ser un caso común y corriente de un accidente casual ocurrido en un colegio, de no ser porque en la institución, según expresó la madre de la niña, se le negaron los primeros auxilios:

“Yo le pregunté al Señor Coordinador de Disciplina qué había pasado, él me explicó y dijo que a la niña le había pasado eso por inquieta. El profesor me preguntó que si había algún centro médico donde pudieran atender la niña, yo le dije que sí, pero que por el momento no tenía Sisbén debido a que me habían robado los papeles.

Me preguntó después qué había pasado con el Seguro Estudiantil, que para eso se vendía en el colegio, yo le dije que no lo había podido comprar porque eso vale como $8.000, sin embargo a pesar de que se compre, muchas madres me han dicho que este no sirve para nada. Como en el colegio no me le brindaron ninguna atención por la falta del seguro, tuve que llevar a la niña a dónde el Dr. Oswaldo Córdoba, quien la atendió muy bien y evitó que la situación empeorara, pues la niña estuvo a punto de perder los dos dedos de la mano izquierda”, manifestó Albenis Trujillo, Madre de Laura.

Al consultar con el Profesor Jorge Castellón, Coordinador de Disciplina de la sede Libertadores, este señaló que las afirmaciones hechas por la señora Trujillo son falsas, reiterando que los hechos sucedieron en el momento en que uno de los niños fue a cerrar el aula de clase cuando la niña estaba por fuera, y que justo en el instante en que ella iba a ingresar, el menor cerró la puerta, y con la rendija le machucó los dedos.

“Tan pronto como sucedió el inconveniente se le lavaron los dedos de las manos y se le prestó la primera atención a la niña. Lo primero que hicimos fue llamar a la acudiente para contarle lo sucedido, apenas ella llegó se le pidió el Seguro Estudiantil, pero no lo tenía. Es preciso recordar que cuando se firmó matrícula la mamá dejó una carta en la que aseguró que se hacía responsable de cualquier eventualidad que se presentara, porque manifestó que no tenía para comprar el seguro.
Sin embargo se le hizo la sugerencia de que llevara la niña a un centro médico público donde tienen la obligación de atenderla, pero la señora decidió llevarla a médico particular. En todo caso, nosotros hicimos lo que estaba a nuestro alcance para ayudar a solucionar el inconveniente”, aseguró Castellón.

Aunque en teoría se supone que el Seguro Estudiantil debe ser cubierto por todos los gastos de matrícula que son pagados por la Secretaría de Educación, finalmente y ante la inconformidad generada, se realizó una reunión en el colegio en la cual dialogaron las partes involucradas, llegando a un acuerdo en el que los padres del niño que ocasionó el accidente a Laura, se comprometieron a cubrir los gastos médicos que se produzcan con la recuperación de la lesión ocasionada.