El expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez aseguró que los mil días que lleva el proceso de paz con las Farc en La Habana solo han servido para el aumento de la violencia en Colombia y el detrimento de diferentes sectores de la vida nacional, así como el fortalecimiento que han tenido las Farc durante el tiempo de las conversaciones.


“No es la Guerra de los Mil Días, son mil días de más narcoterrorismo”, enfatizó el exjefe de Estado, quien insistió en que el Gobierno no ha tenido en cuenta las recomendaciones que ha hecho el Centro Democrático para garantizar que el proceso de paz no termine en impunidad ni más actos de violencia por parte de las Farc.

Lo manifestado por el expresidente se basa en que el Centro Democrático siempre ha dicho que la única manera en la que se puede avanzar en la búsqueda de una paz negociada es con una zona de concentración de los guerrilleros en Colombia, con una verificación internacional, lo cual permitiría que mientras se dialoga en La Habana se impida que la guerrilla siga atentando en contra de los colombianos, incluso se ha argumentado que también se protegería la vida de los mismos guerrilleros.

Esto, a juicio del Centro Democrático, garantizaría que la guerrilla no continuará atentando contra la población civil y se garantizaría, de paso, que haya una mayor credibilidad en el proceso que se adelanta en Cuba.

El expresidente Uribe reiteró que el Centro Democrático no está de acuerdo con el llamado a cese bilateral de hostilidades porque “la función del Estado es la seguridad, no el delito” y enfatizó que “en cambio, la tarea de los criminales es el delito. Sin embargo, pensamos que la comunidad internacional tiene la oportunidad de exigirle a Farc cese unilateral con concentración y verificación para continuar con el proceso”.