La cercanía al río Soacha y el poco civismo de algunos vecinos son hechos que pusieron a pensar a quienes llevan años viviendo en el barrio, hasta el punto que hoy quieren vender sus viviendas por cuenta de la amenaza que representa convivir en medio de las basuras y los desechos.


Carlos Barreto lleva tan solo un año de estar viviendo en el barrio Eugenio Díaz y ya siente el deseo de vender su propiedad, la razón: por más que intente realizar alguna acción para hacer caer en cuenta a sus vecinos del perjuicio que le están ocasionando, estos no son conscientes y sin embargo siguen arrojando desperdicios a cualquier hora en plena vía pública, sin importar el horario en el que pase el camión de la empresa de aseo.

“Cuando yo llegué a esa casa estaba prácticamente abandonada porque el señor que me la vendió no vive aquí en Soacha, entonces lo que hice fue limpiar y mandar a fumigarla; los ratones sí andan por ahí en gran cantidad, incluso entre más cerca al río es más basura y más plaga. Todo el mundo bota la basura y como por aquí quedan ancianatos, ellos llegan y sacan pañales, desperdicios y es muy verraco vivir así”.

Así como el señor Barreto, algunos vecinos manifiestan que si bien el camión de la basura pasa entre las ocho y las diez de la noche, unas pocas personas que no saben convivir de manera respetuosa sacan sus desechos a las cinco o seis de la mañana del siguiente día, lo que da pie para que moscas, ratones y malos olores abunden en las inmediaciones del barrio. Este hecho tiene molestos a varios residentes hasta el punto de pensar en la posibilidad de vender sus casas.

“Ya he hablado con la policía y con la empresa de aseo, ellos colaboran pero es que la gente es muy sucia, además cuando veo a alguien sacando basura a la hora que no es, le digo y lo que hacen es tratarme mal. La empresa de aseo lo que ha hecho es colocar un muñeco que lastimosamente no ha servido y la gente sigue y sigue botando basura,” aseguró Edilberto Herrera, propietario de un negocio de muebles y quien está perjudicado por esta situación.

“Algunos señores acompañados inclusive de niños, recogen las basuras en carretas, las amontonan y luego pasa el carro de Aseo Internacional, por lo que en determinados lugares se ve un basurero completo”, dijo otro habitante de la zona.

Sin embargo, este medio constató que la falta de información referente a los horarios de recolección de basuras es uno de los inconvenientes que ayuda a que este tipo de situaciones se presenten constantemente en el barrio Eugenio Díaz, ya que al preguntarle a varios ciudadanos, la mayoría de ellos manifestó desconocer que el carro de la basura pasa entre las ocho y diez de la noche, por lo que a cualquier hora del día se disponen a sacar las bolsas con sus respectivos desechos.

Hay que decir que recientemente se consultó a Aseo Internacional sobre sus acciones acerca de este tipo de problemática, por lo que sus funcionarios indicaron que se han venido adelantando campañas puerta a puerta en las que se busca la concientización de los usuarios en cuanto a la evacuación de escombros y basuras; estas campañas se están realizando en las diferentes comunas y se articulan también en los conjuntos residenciales que presentan de manera continua situaciones en donde se utilizan zonas comunes para arrojar los desechos.