La Veeduría interpuso un Derecho de petición ante la Defensoría del Pueblo, Ministerio de Transporte, Contraloría, Alcaldía municipal y otras entidades. En el recurso manifiesta la vulneración al derecho de la igualdad, así como las problemáticas que surgen al cerrar los cruces viales del municipio durante los fines de semana por parte de la Policía de Tránsito. La Veeduría pretende continuar el proceso con tutelas, acciones populares y presencia internacional.


Según los representantes de la Veeduría Ciudadana de Soacha, liderada por Pedro Guzmán y el Edil Nelson Salgado, una de las tantas problemáticas que trae la gran cantidad de habitantes del municipio, es el cierre de los cruces vehiculares de Soacha durante los fines de semana (Tropezón, Altico, Ducales, Moteles). Los líderes argumentan que si la nación pusiera atención al municipio, no deberían existir semáforos sino puentes vehiculares que facilitaran la movilidad interna en Soacha.

Así como se evidencia los fines de semana y tal como lo expresó Pedro Guzmán, integrante de la veeduría, la situación de la problemática es la siguiente:

«La policía de tránsito de Cundinamarca y Bogotá en su afán de dar movilidad atropellan los derechos de los habitantes de Soacha y no permiten que los semáforos funcionen como debe ser, manipulan los controles y por esa razón los dañaron la vez pasada. Esto lo hace cualquier policía que esté de turno y deja el semáforo intermitente y sin funcionamiento. O en otro caso obligan a las personas a infringir normas de tránsito haciendo pasar al vehículo en semáforo en rojo, en lugar de dar vía a peatones y vehículos que requieran cruzar. En otros casos hay contraflujo que no es socializado con comunidad, ponen conos y señales por allá cada doscientos metros, las personas de pronto están desapercibidas y no se dan cuenta, lo que puede generar accidentes».

Según Pedro Guzmán, las razones anteriores dieron motivos para iniciar acciones por vías de derecho para exigir que no se cierren dichos cruces, pues además de vulnerar los derechos de los ciudadanos, se aumenta el riesgo de accidentalidad.

En el oficio radicado ante las entidades por la Veeduría, se explica que con el cierre de los cruces se niega el derecho a la igualdad, pues se le da prioridad a los vehículos que van a Bogotá impidiendo además la libre locomoción de los soachunos. Esto es un acto de discriminación, pues a unos se les permite pasar y a otros no.

Los Veedores son conscientes que esto no resolverá mucho, por eso pretenden seguir con un proceso de vías de derecho, el cual continuará con tutelas, buscarán acción popular e incluso están dispuestos a convocar a instancias internacionales para que se solucione el problema.

Peticiones realizada por la Veeduría:

periodismopublico-140.jpg