A pesar de haberse construido hace un año con la promesa de entregar viviendas gratis a los desplazados por la violencia y familias en extrema pobreza, sólo la mitad del conjunto residencial Vida Nueva está habitado, mientras que el resto de apartamentos empiezan a ser consumidos por el tiempo y el vandalismo.


El pasado 2 de octubre, el vicepresidente German Vargas Lleras entregó en el municipio de Soacha uno de los proyectos de vivienda de interés social, que según la web oficial del Ministerio de Vivienda se haría en su totalidad. Sin embargo y para sorpresa de los asistentes, solo se hizo la entrega simbólica a 10 de las familias, dejando en incertidumbre al resto de beneficiarios.

Alexander Silva Burgos, miembro de una de las familias beneficiarias del programa de viviendas gratis del gobierno nacional, contó a Periodismo público sobre la tardanza en la entrega de las mismas y la poca información brindada, cuestión que pone en incertidumbre no solo a su familia sino a la gran cantidad de favorecidos que aún esperan el pronunciamiento de un ente oficial, teniendo en cuenta que el proyecto lleva un año de terminado y a la fecha solo se han entregado dos torres de todo el paquete prometido por actual gobierno.

“Desde ese día se ha estado esperando pero no se ha obtenido ninguna respuesta, ni del Ministerio de Vivienda, ni de Red Unidos, ni de la caja de compensación familiar (Compensar) que es la que se supone hace entrega de la vivienda”, afirmó Alexander Silva frente a sus inquietudes.

En el sorteo realizado el 15 de Julio del presente año fue donde se escogieron a los beneficiarios de los proyectos de interés social (Proyecto Vida Nueva), familias afectadas por el desplazamiento armado y la extrema pobreza adscritas a Red Unidos y al DPS. Fue en esta fecha cuando se firmó ante notaría un acta de reconocimiento del programa de vivienda gratuita en donde se enuncian los miembros de la familia favorecida, lugar, sitio y especificación exacta de la vivienda otorgada, siendo la única constancia e información que tienen hasta el momento los beneficiados.

Desde hace aproximadamente un año la constructora Apiros S.A.S y Compensar terminaron el conjunto residencial Vida Nueva como parte del proyecto de desarrollo urbano y vivienda gratuita, siendo la caja de compensación la encargada de entregar las torres residenciales. En primera instancia los beneficiados fueron las familias a las cuales se les había prometido vivienda desde la época del mandato del expresidente Álvaro Uribe, pero hasta el momento solo se han adjudicado tres torres más, dejando las demás edificaciones en abandono durante largo tiempo, en donde los malhechores ya empezaron a hacer de las suyas, rompiendo la vidriería, los tubos y los contadores exteriores, dejando ver un notable deterioro antes de ser habitadas.

Lo anterior es muestra del descuido del gobierno nacional y del desinterés de las entidades encargadas de agilizar los trámites para la entrega de las viviendas gratis en un municipio como Soacha, en donde las familias desplazadas por la violencia son numerosas y todas esperan que la promesa del gobierno nacional se cumpla.