Lo que el gobierno nacional presenta como algo novedoso y sin precedentes en la historia social del país, para el municipio de Soacha es un verdadero dolor de cabeza debido a la sobrepoblación que hay en la ciudad y la calidad de gente que está llegando al municipio.


Si bien es cierto unas pocas familias residentes en la ciudad han recibido casas gratis, como el caso de los damnificados de la ola invernal 2010-2011, el 90% son oriundos de otras zonas del departamento y el país, y el programa bandera del gobierno nacional en nada beneficia a los residentes de Soacha que carecen de una vivienda digna.

“El problema es que llega y llega gente de otro lado que nada le aporta a Soacha. Lo contrario, llega es a pedir y a aumentar los cordones de miseria que hay en el municipio. Además no contribuyen en nada, mire por ejemplo lo que pasa en Ciudad Verde, por un apartamento hay personas que pagan 2.000 pesos de impuesto en un año”, expresó Miguel Medina, residente en la comuna tres.

“Triste decirlo pero a Soacha está llegando es gente con problemas, personas que sólo están acostumbradas a pedir, niños y jóvenes que salen a las calles a robar, esa es la clase de habitantes que ahora forman parte de la ciudad”, manifestó Hilda Casas, residente en Compartir.

Y en nada se equivocan los habitantes, oriundos o no, pero que sienten la ciudad como propia. Ven cómo están siendo desplazados por la cantidad de familias que han llegado con miles de problemas de otros municipios, a apropiarse de una ciudad que ahora se inundó de construcciones para los más pobres del país.

“El problema no es si son pobres o no, el problema es que la mayor parte de esas familias llegan con cientos de problemas y vienen es a pedir, otros a robar y a contribuir con la miseria”, añadió un residente de la comuna dos que prefirió omitir su nombre.

No es secreto decir que el problema social de Soacha, reflejado a su vez en miseria e inseguridad, se incrementó en proporciones enormes a partir de la llegada masiva de personas atraídas por el precio tan bajo de las viviendas en los macroproyectos y planes parciales, y de encime por el programa de viviendas gratis promovido por el gobierno nacional.

En Soacha se aprobaron 160 mil nuevas viviendas, de las cuales apenas se han entregado alrededor del 25%, y hasta el momento la ciudad sigue con las mismas vías, el mismo hospital, los mismos y escasos parques de recreación, los mismos colegios (excepto tres que cubren alrededor de cuatro mil estudiantes) y la misma vía de salida a Bogotá (mal llamada Autopista Sur).

Lo delicado del caso es que el Ministro de Vivienda Luis Felipe Henao y el presidente Juan Manuel Santos siguen anunciando la entrega de casas gratis en la ciudad como la panacea del siglo.

Esta semana Henao dijo en Barranquilla que “en los próximos cuatro años se construirán 300 mil viviendas gratis más y otras 200 mil para ahorradores”, que se suman a las 100.000 viviendas gratuitas y 86.000 para ahorradores de este gobierno, por lo que hizo un llamado a alcaldías y gobernaciones para que habiliten suelo en sus territorios para este fin.

«Después del exitoso programa de las 100 mil viviendas gratis y de las 86 viviendas para familias que devengan entre 1 y 2 salarios mínimos, se viene todo un ambicioso programa habitacional para más familias vulnerables del país, y adicional a eso, los proyectos de la política de arrendamiento. Por eso desde el Ministerio hacemos un llamado a los entes territoriales para que se unan a este propósito y les permitan a sus comunidades acceder a viviendas dignas», dijo Henao Cardona.

El Ministro manifestó que este llamado se hace porque es necesario que los entes territoriales tengan preparados los suelos, y así se llegue a un buen desarrollo de sus ciudades, que permita no solo construir viviendas sino espacio público, equipamientos urbanos, pues el propósito es que ganen las ciudades y se puedan recuperar los sitios deprimidos a través de estos programas de vivienda que vienen en camino.

«Esperamos que esta siga siendo la locomotora que más sigue creciendo en Colombia», dijo el Ministro.

¿Desarrollo? “Pues ojalá el alcalde de Soacha haga oídos sordos a este llamado de habilitar más suelo para la construcción de vivienda porque aquí no cabe una más. Tras de que Uribe nos jodió con aprobar a la fuerza tanta vivienda, quedaríamos hechos con que este gobierno siga insistiendo en entregar casas gratis en el municipio”, concluyó Enrique Nieto, residente en comuna seis.

Lo cierto es que la Locomotora de vivienda del presidente Santos está aplastando a las pocas familias de bien que quedan en Soacha y ahora se habla de un desplazamiento, pero en cabeza de los soachunos (por nacimiento o por adopción), quienes poco a poco han venido migrando hacia Bogotá y otros municipios de Cundinamarca, porque consideran que su ciudad natal prefirió traer gente de otras partes con miles de problemas, y el casco urbano se llenó de consumidores de droga, pandillas, delincuentes y gente con un nivel de cultura demasiado bajo.