La inseguridad y el temor se ha apoderado del barrio san Luis, varios vecinos aseguran que la culpa la tiene la proliferación de bares y whiskerías en zonas residenciales, sumado a la falta de control por parte de las autoridades.


Algunos residentes del barrio San Luis se encuentran molestos porque, según ellos, desde hace algunas semanas la apertura de algunos establecimientos ha generado problemas de inseguridad y consumo de estupefacientes en el sector. A pesar de que han convivido con la presencia de algunos bares, la situación se comienza a tornar complicada si se tiene en cuenta que hace poco se abrió una whiskería sobre la carrera quinta.

“Tenemos ese problema, hace muchos años se colocó un bar que nunca se ha podido sacar y no sabemos por qué, pero resulta que ahora detrás de la plaza de mercado han colocado otro con “chicas”, hemos estado investigando y no tiene por qué funcionar allí en un sector residencial”, declaró Javier Romero, vecino del sector que se encuentra inconforme por el funcionamiento de este tipo de negocios en San Luis.

“Queda muy mal para la comunidad y para los niños porque aquí viven menores, además llegan personas de otras partes y esto nos genera inseguridad porque a estas personas no les interesa el barrio, así que vamos a pedir explicaciones a las autoridades competentes y que nos digan qué es lo que sucede ya que hace aproximadamente tres meses funciona este nuevo sitio”, dijo Magnolia Villafuerte, vecina del lugar.

Adicionalmente, el microtráfico se ha convertido en una pesadilla para quienes habitan en esta zona, especialmente en las horas de la noche, ya que en estos lapsos de tiempo es cuando permanecen abiertos al público estos lugares, lo cual genera incertidumbre entre los moradores de las viviendas cercanas a la nueva whiskería y quienes deben desplazarse en horas de la noche desde la Autopista Sur hasta sus hogares, exponiéndose a algún tipo de atraco.

De igual manera, al consultarle al presidente de la JAC de San Luis, Luis Ignacio Lozada, este expresó que es muy difícil actuar bajo la premisa del diálogo, ya que se ha intentado hacer pero las respuestas no han sido fructíferas o simplemente no han llegado. Por esta razón, dijo que por vías legales, tal vez se podrían lograr mejores resultados y así apaciguar el temor de sus vecinos al presenciar el funcionamiento de esta clase de establecimientos comerciales.

“Me parece que cuando se actúa bajo el principio de la ley, no hay que atropellar a nadie pero sí acatar los fallos que se emiten. Ahora si a estas personas les dieron el permiso para funcionar en la zona residencial de San Luis, considero que se han equivocado porque la plaza de mercado es territorio interno del barrio. Por ejemplo en la Autopista se ven más establecimientos nocturnos funcionando, si los colocaran allí sería más pasable”, expuso el líder comunal.

Mientras tanto, la comunidad espera que la Inspección de policía emita la orden para que los uniformados puedan intervenir en la zona y de esta manera mitigar los riesgos a los que la población se expone al tener la presencia de personas ajenas al barrio en horas de la noche, teniendo en cuenta que no siempre van con buenas intenciones.