Vuelvo hoy con el mismo tema de las dos últimas columnas, donde se ha tratado, someramente, sobre la revisión de cuentas del IMRDS por la Contraloría Municipal de Soacha, correspondientes al año 2.011.


Y qué embrollo, estimados lectores, porque la actual funcionaria que sí ejerce control en las diferentes entidades municipales ,se ha encontrado en el Instituto Municipal para la Recreación y del Deporte con pleitos, impagos, pagos mediante tutelas, posibles peculados por destinación, etc. etc.

Hoy me remito a que en Soacha se conoce la actuación de funcionarios que manejan la entidad responsable del deporte, y de los pagos efectuados durante el año referido atrás, algunos de ellos que nada tienen que ver con la actividad del Instituto que maneja la recreación y el deporte, como lo señala la Contraloría, y que a este humilde servidor nadie se lo ha contado, sino que tiene en su poder el resultado del examen de cuentas elaborado por la entidad fiscal que posee cerca de 400 folios, y que concluyó con el hallazgo de presuntas acciones disciplinarias y penales.

En opinión de la Contraloría, existen partidas conciliatorias de las diferentes cuentas bancarias que se realizan en forma irregular. Así mismo observó que no hay concordancia en los registros de gastos bancarios con los gastos reflejados en los extractos de las entidades financieras, situación que dificulta la veracidad y el control del manejo de los recursos del Instituto.

Del mismo modo, el Instituto no cuenta con un control en el momento de pagos de proveedores, situación sustentada en los soportes solicitados en trabajo de campo y el Instituto tiene como misión generar y brindar a la comunidad oportunidades de participación, la formación y práctica del deporte en el Municipio de Soacha.

Además deben existir requisitos exigibles para la designación del cargo. También deben ajustarse sus salarios mediante retribuciones económicas al límite de las de los funcionarios de mayor nivel jerárquico del Instituto, siempre que sus condiciones correspondan a la profesión universitaria y no a la de simple Profesor. Y no simplemente por el peso político de quien lo recomienda, ni por el amiguismo con alguien de la administración.

Veamos, ahora, algunos contratos efectuados y pagados por el IMRDS: Con comprobante 23439 del 15 de abril de 2.011, para jornada pedagógica del Instituto con 130 personas durante dos días en Fusagasugá se canceló a Carrefour la suma de $2´713.000.oo.(Res. 036 del 15 de abril de 2.011). Página 110.

La citada Resolución manifiesta que se trata de actividades de fomento del deporte, pero la Contraloría estableció que este viaje no guarda relación alguna con lo señalado, porque se encontró que no hubo tal cosa, porque las colillas de las compras en Carrefour se relacionan con «la compra de bebidas alcohólicas (cerveza)» la cual no está asociada a la práctica del deporte en gastos de $2.713.000, lo que implica incidencia disciplinaria y fiscal por la suma de gastos que no corresponden al IMRDS.

Para el mismo viaje a Fusagasugá se pagaron $3′ 228.960 a Saso Transporte Empresarial por dos días de transporte (pag.111 y 112). En la rendición de cuenta a la Contraloría no, aparece contrato para ello que indique la prestación económica del servicio que determinan las leyes. Tampoco aparece constancia de disponibilidad presupuestal para la legalización de los hechos cumplidos. Lo anterior da lugar a una incidencia penal (art. 146 del C.P.) por la celebración de contratos sin el lleno de requisitos legales.

(Pag. 113), Contrato 171 de 2.011. Valor $800.000. Contratista Luis Eduardo Rivera Rodríguez por 2 días para «capacitación en áreas «esperienciales» y de proceso pedagógicos didácticos y metodología de la actividad física.

La capacitación fue realizada para 130 orientadores de programas institucionales de lista generada por la Fundación Digna Vida, vinculados al IMRDS en prestación de servicios. Pero no obstante su vinculación, no tienen la calidad de empleados públicos, que son los únicos con derecho a recibir capacitación (Ley 909/2004), Como la supuesta capacitación estaba dirigida a «Contratistas», se constituye un hallazgo con incidencia disciplinaria y fiscal por la suma de $800.000.

(Pag.114) Contrato 23032. 25 de Febrero de 2.011. Elaboración de calendarios 2.011 con La Hora Visión por $11´352.300. Su contratación está prohibida por el art. 1 del Decreto 2445 de 2.000 que señala: «En ningún caso las entidades objeto de esta reglamentación podrán patrocinar, contratar o realizar directamente la edición, impresión o publicación de documentos que no estén relacionados con las funciones que legalmente deben cumplir, ni contratar o patrocinar la impresión de ediciones de lujo, ni de impresiones de policromías.

Tal contrato significa un «hallazgo administrativo con presunta incidencia disciplinaria y fiscal» por la suma pagada por este contrato $11`352.300. También deriva una incidencia de orden PENAL.
Piensen, estimados lectores, que si en tan pocos casos que he presentado en esta columna, se observan violaciones de todo orden, a las normas legales y fiscales, cuántas se encontrarán en cerca de 400 páginas con que cuenta el trabajo de la Contraloría Municipal, y concluyamos que en el IMRDS deben estar verdaderos funcionarios con conocimientos sobre la materia y no maromeros políticos impuestos también por políticos que vemos en vísperas de elecciones y después desaparecen como por encanto.

Enseñémosle a quienes aspiran a la dirigencia deportiva y hacer carrera en ella, que los organismos deportivos no son rueda suelta, sino que están sujetos a la inspección y vigilancia del Estado, para que quienes lleguen allí, no, acaben con el deporte que fue honra y gloria de Soacha y de la dirigencia nacional que cumplieron naturales de esta tierra con optimas funciones en sus cargos. Además, para que no sigamos regalando los dineros que corresponden a la práctica del deporte y no a vivos que creen tener derecho a él porque son amigos de algún Director o han estado vinculados al IMRDS y consiguen dinero para un supuesto Club con inscripción en nuestro Municipio, y para que nunca se vuelva a tener, como ahora, pagos irregulares y ayudas a Clubes fantasmas que han contribuido a los hallazgos irregulares encontrados por la Contraloría que ascienden a $294´098.543,35, que, ahora no se tapan como antes por funcionarios corruptos que encubrían a los defraudadores desde el ente fiscal que hoy sí cumple con sus obligaciones y las da a conocer como es su obligación.
Todo esto me hace recordar, ahora, al inolvidable político ecuatoriano Juan Montalvo que, habiendo conocido graves situaciones económicas, por manejos non santos, decía, y lo acomodo a la situación aquí ya narrada parodiándolo, con el permiso a su memoria: Miserables hijos de Xicofantes que han querido convertir nuestro deporte en fetidísima sentina.

Es que,» como decía Cuco Cerecedo, los gánsteres que discuten en un garaje por el reparto del botín huyen juntos en el mismo vehículo al oír la sirena de la policía.»

JOSE IGNACIO GALARZA M.

[email protected]