Por Oscar Rodríguez Ortiz

Rodriguezcastellabogadosc @gmail.com  –     @opinadorscar

Ha pasado desapercibido, quizás, porque a la gran mayoría de soachunos no les interesa estos asuntos, pero vale la pena recordar lo lamentable que resultó,  pues nunca había sucedido en Soacha el haber presentado un proyecto de acuerdo para crear una empresa pública y luego de haberse admitido que los términos de presentación y aprobación eran ambiguos, se retirara y solicitara su archivo. Esta actividad administrativa es, sin lugar a dudas, una muestra de «el nerviosismo y desidia» de una administración que les hace incurrir «en errores de principiante».

A los pocos días  se presenta ante el Concejo de Soacha el Plan Municipal de Desarrollo “El Cambio Avanza”, que como se dijo en una publicación anterior, resultó ser  un mamotreto de plagios con el que salieron  ganadores solo unos contratistas a quienes el municipio les canceló por su “obra” más de 120 millones de pesos de honorarios y que a pesar de esto, originó hondas, profundas y desgarradoras manifestaciones de apoyo por gran parte de los concejales en agotadoras sesiones. Solo dos de ellos le dijeron NO a su aprobación y quedó consignado para la historia esta negativa, y es posible también para los anales judiciales que pueden venir. Lo hemos dicho en todos los tonos: Todos tenemos el derecho y el deber de aprender, pero nunca a costa del erario público. Pero se dirá: si el gobierno nacional tiene listo un proyecto “ingenuo” de hipoteca inversa para quitarle las viviendas a sus propietarios, por qué no pasar un proyecto de acuerdo con algunos “vacíos”. Todo en estos estilos de gobernanza es válido.

Claro que se pensará en estas épocas, donde Hassam limpia la imagen de su jefe con costosos contratos publicitarios (Revista Semana. Nación. 5/4/2020), que Soacha no podía quedarse atrás y debía también limpiar su imagen con variedad de asesores de medios encabezados por un intermediario entre la Administración Municipal y algunos medios de orden nacional, por la módica suma de $ 77 millones de pesos (Ver contrato 199/20). Afortunadamente se dirá, que se ejecuta con recursos propios-libre destinación del municipio.

Y ahora que se nos viene la apertura de iglesias, templos y santuarios, no podemos olvidar que los votos deben tener un trato preferencial, además de la exoneración del pago de impuestos por ser entidades sin ánimo de lucro al servicio de Dios y de allí que no entendíamos ni entendemos por qué algunos “pastores” y “jerarcas de la iglesia” reclamaban su derecho, pues se estaban “quebrando” (www.eltiempo.com › vida › religión-entrevista- abril 12 de 2020) como si fuera un vil y mundano negocio.

Pero luego, cuando vemos que la administración municipal contrató en estos tiempos de educación virtual con la iglesia “Camino de vida cruzada Cristiana” sin exigir mayores requisitos, solo la resolución No 233/14 y según el análisis técnico realizado (Contrato No 565/20) que habría sido firmada por algo más de $ 3.138 millones, sin que al parecer se le diera la suficiente publicidad y transparencia, y ante la presunta adjudicación al pastor sin contar ni acreditar la capacidad administrativa, organizacional y financiera para ejecutarlo, pensamos que esta administración no dejó quebrar a sus iglesias y menos a los pastores que las regentan y que “colaboran desinteresadamente” con la educación en Soacha (Ver contrato No 497/20 por $ 2.638.283.150). Aquí podemos clamar al cielo: “Si Dios está conmigo, quién contra mí?” (Romanos 8:31)

P.D. Se han presentado algunas invasiones de terrenos privados en Soacha recientemente. Antes esto hay que precisar: i) Que no debe estigmatizarse ni criminalizarse la protesta social de abierto disenso como forma de despolitización.  ii) Que estas prácticas no corresponden a ninguna protesta social de abierto disenso a una política municipal, sino a acciones delincuenciales que deben ser tratadas como tal. iii) Que no le hace favor alguno al municipio los discursos de unos grupos llamados de “oposición”, “ciudadanos”, “por la dignidad” etc., en busca de solidaridad invocando derechos sociales sin importarles las diferentes formas de precarización que han acentuado en los últimos años la marginalidad en Soacha, confundiendo la protesta social con actividades delincuenciales.

P.D. 2. Esa utilización despolitizante de la protesta para mantener la vigencia votante no sólo conduce a la desvalorización de la protesta social, sino que de la mano con esto, tiende a estigmatizarla. Por esto, un senador que en principio apoyó estos gestos por la lamentable muerte de un joven, luego retiró su solidaridad por haberse dado cuenta que fue utilizado por grupos que generaban el desorden, la violencia y los disturbios que todos conocemos.

P.D. 3. El gobierno municipal en busca de no perder legitimidad en su actuar, debería defenderse inmunitariamente contra las manifestaciones que acentúan esta creciente ilegitimidad y requerir de la costosa asesoría del General® contratado para la seguridad del municipio. O no?