Guillermo Mendoza es el presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Olivos 2 sector de Soacha. Durante 12 años ha desempeñado gestiones importantes que se han implementado en la organización con el fin de mejorar servicios públicos, protección ambiental, construcción de vías e integración comunal.

Desde que la JAC de Olivos II en la comuna 3 es administrada por el equipo de líderes acompañantes del actual presidente Guillermo Mendoza, se han alcanzado  cambios importantes en las condiciones de vida de sus habitantes.  «Este es un barrio que colinda con Bogotá, y de alguna manera ha estado olvidado por las diferentes administraciones municipales. Pero desde que empezamos el trabajo social, se implementó como primera medida  el servicio de alcantarillado para concertar el saneamiento básico», dijo Mendoza.

El líder social comenta que  por años se acordaron soluciones para traer desarrollo. De esta manera el barrio logró obtener la red de aguas lluvias y sanitarias hace 9 años, y el agua potable desde hace 8, todo con recursos de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá.

Dentro de la acción social en el 2008,  la JAC recibió un salón comunal que no tenía la infraestructura terminada en su totalidad. «Recibimos un espacio que necesitaba dotación para un mejor aspecto, y poco a poco con los aportes de la comunidad en sus cuotas estatutarias lo hemos venido logrando,  1000 pesos mensuales desde 2008, aunque  de los 650 predios que hay en el barrio, sólo  el 50% los da, pero es lo que ha logrado el mantenimiento de la junta en cuanto al salón comunal y el papeleo que amerita gestionar ante el gobierno”, comentó el líder.

El barrio al ser limítrofe con Bosa ha tenido  graves problemas  de seguridad. «En ese momento nos tocó coordinar con la policía porque había problemas de microtráfico y robos callejeros, entre otros. Aunque no se ha logrado erradicar, los delitos se han reducido en un porcentaje importante”, recordó Mendoza.

Así mismo mencionó que gracias a la colaboración  del concejal Wilson Rodríguez, el exconcejal Dagoberto Durán y sobre todo el apoyo del exalcalde Eleazar González, se obtuvo un aporte de la Congresista Betty Zorro y el   acercamiento con el Departamento de la Prosperidad Social,  donde se  asignaron cerca de 1000 mil millones de pesos para la pavimentación de la carrera 23, que es la vía principal del sector, son cerca de 15 cuadras. Aparte de ello se logró la pavimentación de un tramo por el lado del salón comunal con ayuda de la administración municipal.  Estas dos obras siguen en proceso.

“El barrio se empezó a formar hace 28 años y considero que deberíamos tener todas nuestras vías pavimentadas, y ya le queda a la nueva administración hacer cumplir los contratos y seguir implementando ayudas. Además se tiene el aporte de la comunidad que ha servido para mejorar calles con adoquinado, que ayuda a mejorar las condiciones de vida”, admitió el Presidente.

En el tema ambiental, se dice que el 5% del humedal Tibanica es de Soacha y la JAC de Olivos  ha contribuido a su mejora con arborización.  «En este sentido hace falta ayuda de la Dirección de Bioambiental, se observa en la ronda del río Claro una serie de escombros que se arrojan por carreteros y ello no tiene ningún control de parte de la Policía, sabemos que existe el comparendo ambiental y no se aplica, y esto causa un gran daño al humedal, pues se han tenido problemas de contaminación», añadió el  presidente de la JAC de Olivos 2 sector.

Para las nuevas elecciones el presidente espera salir de su cargo y dejar una ruta de manejo para que los próximos dignatarios ejerzan gestiones que sigan contribuyendo a la mejora del barrio.