Con fiesta, torta, alegría, anécdotas y palabras de agradecimiento, se realizó la celebración de los quince años de servicio de la casa de la justicia de Soacha.


pp-130.jpg
La celebración contó con la participación de autoridades e invitados del municipio.

En 1996, el abogado y comunicador social Amadeo Valero Muñoz, inició la gestiones para que Soacha tuviera su casa de la Justicia. Siete años más tarde, el proyecto se consolidó.

“Tuve la oportunidad de gestionar esta casa en el Ministerio de Justicia, fui su primer coordinador, fuimos la primer casa de justicia del país en atender gente, le ganábamos en atención incluso a casas de justicia de ciudades con mayor población, por eso siempre se pidió una segunda casa que ya se está construyendo en el sector de Compartir”, indicó Valero.

El lugar, es uno de los más completos del país tiene presencia de la Fiscalía, Ministerio del trabajo, defensoría pública, consultorios jurídicos de universidades, comisaría de familia y recientemente la oficina de mediación policial.
El escenario ha hecho un aporte significativo en la resolución pacífica de los conflictos, su programa central busca acercar a la gente que tiene conflictos para que encuentren un punto medio, resuelvan sus diferencias por la vía de la paz, la convivencia y la comprensión mutua.

«La idea es que asumamos nuestra propia responsabilidad, por eso si hay un conflicto debemos resolverlo, nosotros mismos, si ya no hay como arreglarlo aquí se apoya a la comunidad a través de conciliadores y mediadores quienes buscamos como ayudar y si ya definitivamente no hay como llegar a un acuerdo, explicamos la ruta para acceder a la justicia”, explicó el director.

Pese la importante labor que se realiza en el lugar, aún faltan muchas cosas para mejorar y tener una Casa de la justicia con infraestructura y servicios adecuados.

“A la casa actual le hace falta la presencia permanente de la Personería y del ICBF, necesitamos más defensores de familia, pues el ICBF es un suscribiente pero no hace presencia, también nos gustaría tener aquí a participación comunitaria. Las casas de la justicia han sido descuidadas por el Ministerio, por ejemplo, esta y la mayoría del país requieren arreglos locativos, dotación, capacitación a funcionarios”, agregó Amadeo Valero, actual director de la casa.