En primer debate fue aprobado el proyecto de acuerdo No. 6 que busca suspender la venta de vivienda nueva en Soacha hasta tanto no se construyan los equipamientos necesarios para la cantidad de población que está llegando a la ciudad.


En la comisión segunda del concejo de Soacha fue aprobado el proyecto de acuerdo No. 6 “por medio del cual se adoptan unas medidas preventivas con relación a las licencias de urbanismo y licencias de construcción para proyectos de viviendas multifamiliares en el municipio de Soacha, por la vulneración al derecho de una vivienda digna, saludable y adecuada para las familias y se dictan otras disposiciones”, cuyo ponente es el concejal Martín Peñuela.

La iniciativa, presentada por los concejales Peñuela y Soraya Escobar, se viene trabajando desde 2011, incluso el año pasado alcanzó a surtir trámite en el concejo, pero las presiones de la Procuraduría General de la Nación y de Camacol obligaron a retirarlo.

“Por presiones del Procurador para las regiones Carlos Mesa y del mismo Ministro de Vivienda en una reunión con Camacol y varios viceministros, quedaron comprometidos en hacer unas mesas de trabajo para buscar soluciones a la problemática del municipio en materia de sobrepoblación, vías, movilidad, falta de pie de fuerza, etc., y buscar un capítulo especial para Soacha en el Plan Nacional de Desarrollo”, explicó el concejal Peñuela.

En 2014 cuando se retiró el proyecto de acuerdo se acordó con la Procuraduría y Camacol trabajar conjuntamente para traer soluciones a Soacha, pero los compromisos apenas llegaron a la primera mesa de trabajo.

“Esa vez no se consiguió ninguna solución para Soacha, no se volvió a hacer ninguna mesa, no volvieron a contestar el teléfono, suspendieron todos los compromisos que se habían adquirido y en lo que insistimos es que se abra un capítulo especial en el Plan Nacional de Desarrollo para el municipio”, destacó el Concejal.

El proyecto de acuerdo rechaza la falta de planeación, teniendo en cuenta que se construye indiscriminadamente pero no se hacen nuevas vías, escenarios deportivos, hospitales ni colegios suficientes para las cerca de 700 mil personas que van a llegar a ocupar esas viviendas.

El artículo primer del proyecto de acuerdo dice: “Suspender temporalmente la expedición de licencias de urbanismo y licencias de construcción de proyectos de viviendas de interés social y de viviendas de interés prioritario, otorgadas a la fecha; revisar las licencias aprobadas con anterioridad y cuya vigencia se viene implementando, y suspender su avance si se encontrase que en el desarrollo de las etapas y/o momentos constructivos, se han perdido las condiciones requeridas por una vivienda digna, saludable y adecuada para ubicar a las familias, con los conceptos de habitabilidad establecidos en la Constitución política, las leyes y en la jurisprudencia colombiana, en lo que concierne a unidades habitacionales y/o residenciales, agrupadas en casas y aquellas que estén sometidas a régimen de propiedad horizontal, hasta determinar que cumplen con la normatividad prevista”.

El proyecto de acuerdo fue debatido en la comisión segunda y aprobado por la totalidad de los concejales que la conforman, aunque se deben hacer unos ajustes antes de presentarlo a plenaria para su aprobación.

El autor-ponente dijo que hacia el miércoles de esta semana pasará a plenaria para su aprobación final.