Un Fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales de Bogotá judicializó a Orlando Rubio Romero por el delito de acceso carnal abusivo en contra de menor de 14 años. El implicado no aceptó los cargos.

La investigación adelantada de manera conjunta entre la Fiscalía y la Policía de Infancia y Adolescencia de Bogotá evidenció que Rubio Romero conoció a la menor cuando ella tenía 9 años de edad. Es decir que estuvo 4 años persiguiéndola.

Según se logró establecer, cuando la víctima cumplió 10 años de edad el procesado empezó a acosarla con el propósito de que sostuviera relaciones sexuales con él. Estas pretensiones fueron rechazadas por la víctima por considerar que era muy pequeña para ello.

Según las investigaciones, a los 13 años de edad la menor habría sido agredida por Rubio en varias oportunidades. El delito se habría cometido en un inmueble del barrio Engativá, en la localidad de Engativá.

El agresor le exigía a la víctima que consiguiera otras niñas para que se acostaran con él; además de haberla inducido a compartir imágenes en las que ella apareciera sosteniendo relaciones íntimas.

La Fiscalía imputó al implicado como presunto responsable de los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años, actos sexuales con menor de 14 años y pornografía con menores de 18 años.

La contundencia del material probatorio recaudado por un fiscal de la Seccional Bogotá, permitió que el Juez 28 Penal Municipal con función de control de garantías cobijara al procesado con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.