A los capturados se les incautó tres armas de fuego, un supresor de sonido y uniformes similares a los de la Policía Nacional.

Un fiscal especializado de Bogotá logró la judicialización de tres hombres que, al parecer, se hacían pasar por uniformados de la Policía Nacional para hurtar viviendas en el norte de Bogotá.

De acuerdo con los elementos recaudados, se conoció que los hoy procesados, presuntamente ingresaban a las viviendas vestidos como policías y así ganarse la confianza de sus víctimas y no levantar sospechas a la hora de los robos.

La policía capturó a Diego Alexander Castillo Extremos, Samuel Rodríguez Díaz y Jeison Acevedo, en flagrancia cuando salían de hurtar una vivienda en el barrio Prado Veraniego de la localidad de Suba. En su poder se los encontró tres armas de fuego, un supresor de sonido, un inhibidor de señal y tres chaquetas color verde fluorescente con logos de la Policía Nacional.

En audiencias preliminares, la Fiscalía formuló imputación por los delitos de hurto calificado y agravado, utilización ilegal de insignias y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de uso privativo de las Fuerzas Armadas. Dichos cargos no fueron aceptados por los procesados.

Un juez con función de control de garantías de Bogotá les impuso medida de aseguramiento en centro carcelario.