Chía encabeza la lista preparada por la Fiscalía, que tiene a varias administraciones en la mira por enriquecimiento ilícito. Otros municipios afectados por estas trampas son Cota, Tocancipá y Cajicá.


«Un predio que puede valer 100 millones, puede pasar a costar 2.000, 3.000 o 4.000 millones de pesos por una simple decisión administrativa», reveló el senador Carlos Fernando Galán.

Denunció además las prácticas de algunos políticos de tomar un predio de 70.000 metros cuadrados para dividirlo en lotes de 60 metros cuadrados. “Eso es ilegal y eso es utilizando números de licencia y números de escrituración falsos”, indicó.

Alcaldes como Carlos Julio Moreno, de Cota, afirmaron que al recibir el mandato ya se habían otorgado de manera irregular 654 licencias de construcción en el año 2015.

La Fiscalía, por su parte, mira con lupa casos como el de Tocancipá, donde un proyecto para la construcción de un aeropuerto pone en riesgo tierras cultivables.

Fuente: noticias caracol