Aunque el nuevo relleno sanitario Praderas de Antelio se habilitará en Bojacá, estudios indican que la cantidad de basura y desechos que se piensan depositar afectaría el medio ambiente de Soacha, incluyendo aire, fauna, fuentes hídricas y hasta vestigios y hallazgos rupestres, por esto la Personería interpuso una acción popular.


Personero-Soacha

Personero-Soacha

A comienzos de 2018 la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) concedió licencia a la Sociedad Parques de Antelio del Grupo Promoambiental para abrir un relleno sanitario en el municipio de Bojacá. Sin embargo la decisión causó revuelo en poblaciones vecinas por la posible afectación al medio ambiente.

“Todo inició con una solicitud de licencia ambiental que presentó la empresa Praderas de Antelio ante la CAR, y aunque en primera instancia esta entidad la negó, ellos interpusieron un recurso ante la ANLA y finalmente se la concedieron. A raíz de eso la Gobernación de Cundinamarca convocó una reunión con los personeros de municipios que se podrían ver afectados con el proyecto y allí se determinó que algunos no tienen afectación, pero en el caso de Soacha sí puede tenerla si se construye en las condiciones autorizadas”, aseguró el personero de Soacha Ricardo Antonio Rodríguez.

Los personeros conformaron mesas de trabajo y adelantaron varias reuniones, entre ellas con la Dirección de Gestión Bioambiental y la oficina jurídica de la Alcaldía de Soacha; allí se preguntó si en algún momento se había socializado el tema, pero la respuesta fue negativa; sólo se hicieron algunos trámites en la vereda Cascajal, aunque nunca se dio a conocer el impacto y la magnitud del proyecto.

La Dirección Bioamabiental de Soacha hizo un estudio juicioso donde determina que si ese relleno se habilita en las condiciones aprobadas, tendría una grave afectación al medio ambiente en el municipio, especialmente al aire, fuentes hídricas, humedales, fauna y eventualmente la movilidad por el tránsito de volquetas y vehículos que transportan la basura.

“Con ese concepto técnico, nosotros con el apoyo de la oficina jurídica de la alcaldía preparamos una acción popular, la cual se presentó con el ánimo de proteger los derechos colectivos al medio ambiente en el municipio. También se detectó que puede estar afectando el patrimonio arqueológico porque se tiene conocimiento que en esa zona puede haber vestigios o hallazgos rupestres y en ese sentido se va a vincular al Instituto Colombiano de Antropología e Historia -ICANH- para que determine si hay alguna afectación de estos recursos”, replicó el Personero.

En el último año se trabajó en el tema de la acción popular, aunque la norma establece que primero se debe agotar el “requisito de procedibilidad” o conciliación extrajudicial. “Además solicitamos a la entidad que tome las acciones para evitar ese perjuicio, pero esto ya se hizo. La ANLA nos negó esa solicitud y por eso radicamos la acción popular”, agregó Rodríguez.

Bojacá y Soacha trabajan paralelamente, teniendo en cuenta que el primero tiene el predio y al parecer hubo errores en la notificación de la licencia, y como directamente afectados este acto administrativo puede tener un vicio de legalidad en cuanto a temas de notificación.

“Ellos interpusieron una acción de nulidad contra el acto administrativo que concede la licencia ambiental, y nosotros paralelamente estamos con la acción popular por la afectación a los derechos colectivos, entonces serían dos acciones: una por Bojacá, que es la acción de nulidad contra el acto administrativo que concede la licencia, y nosotros por la posible vulneración de derechos colectivos al medio ambiente”, finalizó el Personero.

La acción popular se radicó el pasado viernes.