La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá radicó ante la ANLA la solicitud de licencia ambiental que le dará luz verde al megaproyecto que tratará el 70 por ciento de las aguas residuales de la capital y será clave para la recuperación del río Bogotá. La que será la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) más grande del país está cada vez más cerca de convertirse en una realidad.

Con una inversión de 4,5 billones de pesos, aportados por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la Alcaldía de Bogotá y la Gobernación de Cundinamarca, la PTAR Canoas ayudará a descontaminar el río Bogotá, el segundo más importante de Colombia.En ese sentido, la PTAR Canoas será fundamental para darle un respiro al alma de la sabana. Esta planta tratará el 70 por ciento de las aguas residuales de Bogotá y el 100 por ciento de las del municipio de Soacha. Tendrá una capacidad de tratar 16 metros cúbicos por segundo de vertimientos y evitará el ingreso diario de 600 toneladas de residuos sólidos y materia orgánica al río Bogotá.

Para poder seguir adelante con este megaproyecto, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) radicó ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), la solicitud de la licencia ambiental que permitirá construir la PTAR Canoas.

“Esta obra materializa el sueño de un río Bogotá descontaminado. Una vez esté aprobada la licencia, se podrá abrir el proceso licitatorio para contratar la obra con una inversión que supera los 4,5 billones de pesos”, explicó Cristina Arango, gerente de la EAAB.

Actualmente, se está construyendo la Estación Elevadora de Aguas Residuales Canoas. Esta obra, de 373.000 millones de pesos, recogerá los diferentes vertimientos que llegan al Bogotá en un interceptor que los conducirá posteriormente a la PTAR Canoas y de esta forma evitará que lleguen al río Bogotá.

Los más beneficiados con este proyecto serán los 7,3 millones de habitantes ubicados en la zona centro y sur de Bogotá, así como aquellos que viven en el casco urbano de Soacha. Sin embargo, megaobras como la PTAR Canoas o la PTAR Salitre no serán suficientes para recuperar el río si los ciudadanos no cambian sus hábitos y prácticas por unas más amigables con el medioambiente.

Fuente:Sostenibilidad semana / Prensa Alcaldía de Bogotá