El joven atacado con puñal y golpeado con una tabla lleva cuatro días hospitalizado luego de recibir un grave ataque de 4 hombres por robarle la bicicleta.

Javier Sebastián Saavedra, de 24 años de edad, es un joven biciusuario víctima de los ladrones de bicicletas en Bogotá, a quien el pasado sábado le practicaron una cirugía por una lesión craneoencefálica, fruto del atraco.

Pero este es solo uno de los cientos de casos que pasan en Bogota, una situación que es real y que ahora las autoridades capitalinas quieren esconder con cifras.

El subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, coronel Nelson Quiñones, dijo que con el incremento del uso de bicicletas (se estima que hay 1,5 millones) y de nuevas ciclorrutas,  también aumentó el hurto de estos vehículos.

Quiñonez destacó que debido a las diferentes acciones que se adelantan, el delito ya no crece en un 40 por ciento, como llegó a estar el año pasado, sino en un 3 por ciento, y en las localidades más afectadas se ha logrado también una reducción.

“Se priorizaron sectores del occidente de la ciudad, y se hizo un trabajo integral con Alcaldía y la Policía, y se priorizaron 20 rutas que están siendo más afectadas”, sostuvo el coronel.

Así mismo dijo que hay un equipo de investigación que viene haciéndoles seguimiento a las cámaras de seguridad, lo que ha permitido dar golpes a las bandas de atracadores de biciusuarios. En Kennedy, por ejemplo, fue capturado un hombre que tenía más de 20 ciclas hurtadas y en Usaquén, un migrante con cinco bicis. El oficial dice que la tarea ahora es “afianzar el trabajo con la comunidad”.

Según el mayor Oscar Alberto Rojas, comandante de la Policía de Kennedy, dice que hace tres meses se creó un grupo reactivo y preventivo, cuyos miembros se ubican entre las 4 a. m. hasta las 11 p. m. en sitios estratégicos de las ciclorrutas. Esto, junto con la presencia de policías en bicis, estaría generando este año una disminución del 40 por ciento en ese delito en la localidad.

Entre tanto, Juan Diego Castro, asesor de la Secretaría de Seguridad y encargado para la coordinación de la estrategia de seguridad para ciclistas, asegura que el hurto de bicicletas se volvió un fenómeno mundial con la pandemia.

Señala que, desde octubre, este delito empezó a bajar, llegando a diciembre con una cifra menor que un año antes, y que en enero siguió descendiendo (pasó de 821 en ese mes de 2020 a 793 en el mismo periodo de 2021).

No obstante, reconoce que han detectado que los atracadores se están trasladando a Usaquén y Chapinero, en el corredor de la autopista Norte, donde también se han tomado medidas. No obstante, considera que es necesario reforzar la presencia con más policías, y eso es lo que no tiene la ciudad.

Apoyo: eltiempo.com