Con la presencia del secretario de Gobierno Cr (r) Antonio José Ardila y del Cp. José Efraín Moreno, Comandante de la estación de Policía Soacha, se realizó el pasado viernes un concejo de seguridad en el barrio Armero de la comuna cinco del municipio.


retorno-1.jpgDurante la actividad, la comunidad denunció el funcionamiento de un taller de motos ubicado en la Av. 9 entre Cll 30 y 31 del sector de San Mateo que funciona como un expendio clandestino de drogas, y la realización de los famosos ‘piques’ en las horas de la madrugada. Entre otras cosas, también se aprovechó para debatir temas referentes al microtráfico de estupefacientes, la seguridad a la salida de los colegios y en los sitios de comercio nocturno, además de la venta de licor a los menores, problemáticas que se han convertido en un constante dolor de cabeza para los vecinos y que han involucrado principalmente a los jóvenes y adolescentes de esta zona.

Durante la reunión se logró concertar entre las partes la creación de una red de ‘promotores de seguridad’ que permita mitigar el impacto de cada uno de los flagelos mencionados por los vecinos, “hemos realizado un encuentro con la comunidad para hablar de temas de seguridad y más que nada concienciar a los ciudadanos de que la convivencia es quizá el mayor problema que tiene no sólo esta comuna, sino todo el municipio de Soacha. Los vecinos desean participar en esta estrategia de participación masiva que se articula con el programa de promotores de convivencia y seguridad ciudadana de la Policía, entidad que ha hecho compromisos con toda la comunidad que consisten en diseñar planes especiales por parte de la institución para trabajar masivamente con los ciudadanos. Debemos hacer un contacto personal en los barrios y tocar directamente la puerta al expendedor y no al consumidor, pensamos en utilizar los medios administrativos como la Fiscalía y los entes que hacen parte de la administración a nivel local y nacional para la realización de allanamientos en estos sectores. Con agrado encontramos un fuerte compromiso de dichos organismos para trabajar por la seguridad y reducir los hechos delictivos de la comuna”, afirmó el Secretario de Gobierno.

Por su parte, el Cp. Moreno explicó a fondo el trabajo que su institución va a realizar en conjunto con los habitantes del barrio Armero. “Se ha planteado a la ciudadanía una estrategia que consiste en llegar a cada una de las viviendas que integran este barrio con el fin de que ellos nos pueden contactar y dar la información que conlleve contrarrestar el actuar delictivo. Vamos a proteger la identidad de la persona que nos informe. Con la Fiscalía manejaremos la información dada por fuentes humanas no formales, las cuales se someterán a verificación por parte de la sijín con el fin de solicitar o sustentar una orden de allanamiento. La comunidad debe participar de forma masiva para que la Policía pueda dar golpes contundentes y certeros a estas personas. Queremos que haya una interacción entre el policía y el ciudadano para que la persona conozca quien lo va a ayudar y quien va a ir a atender su requerimiento, así mismo para lograr la plena identificación de los ‘alias’ que operan en cada sector para poder judicializarlos”.

Adicionalmente, los residentes del sector solicitaron la instalación de CAI móviles y alarmas comunitarias, ante lo cual Hernán Niño, líder comunal del barrio explicó, “el problema es crítico, los niños han sido víctimas de atracos, explotaciones y hurtos a la salida de los colegios donde se ha presentado venta de licor y estupefacientes, sin dejar de lado un problema similar que se vive en los negocios de video juegos y la dificultad existente con las llamadas ‘barras bravas’. El trabajo debe ser conjunto entre las autoridades y nosotros para crear frentes de seguridad, instalar alarmas comunitarias, en fin; atacar el problema como debe ser. Confiamos en que se cumplan con los compromisos pactados entre ambas partes, por fortuna hemos recibido una óptima respuesta de las autoridades, quienes nos han dado el apoyo necesario en todo lo que les hemos solicitado”.

Otra de las personas que se manifestó fue Lourdes Turriago, quien hizo referencia a los problemas internos de cada hogar como una de las causas del fenómeno en cuestión, “la dificultad de seguridad que tenemos en el barrio se refleja en gran parte en los problemas de drogadicción en los que muchos jóvenes se han visto envueltos gracias a la falta de atención que existe en varios hogares del sector. Si un muchacho no encuentra en casa la atención que necesita es lógico que intentará buscarla fuera de ella, por otros medios y otras personas que los van a inducir a ese mundo, desde el cual se inician en la delincuencia. Hay que entender que por más trabajo y ocupaciones que tengamos, como padres debemos sacar tiempo para dedicarle a ellos y procurar formarlos como personas útiles a la sociedad”