A los 68 años murió en Bogotá el reconocido periodista Henry Mayorga Ávila, creador y director del Magazín La Hora, periódico que circula en Soacha y Cundinamarca.

Henry venía padeciendo desde hace varios meses una enfermedad en la sangre, pero en los últimos días se agravó, y el pasado lunes fue necesario internarlo en la clínica Los Cobos, al norte de Bogotá, sin embargo, pasadas las 9:30 a.m. de este miércoles, falleció.

Henry Mayorga nació en Bogotá, pero desde los 3 años vivió en su amada Soacha, en el sector de la Despensa. Tenía 3 hijos con su esposa Rocío Martínez, quien se convirtió en su apoyo incondicional para sacar adelante el periódico que fundó.

Estudió diseño gráfico, egresado de la universidad Jorge Tadeo Lozano y del Sena, pintaba, dibujaba, hacía caricaturas, y por muchos años ejerció el periodismo escrito y radial.  También fue amante de la buena comida, del fútbol y del ciclismo en sus años de juventud.

Henry Mayorga, fundador y director del Magazín La Hora

Hace alrededor de 15 años fundó el periódico La Hora, que más adelante se convirtió en el Magazín La Hora, uno de los medios escritos más reconocidos en el municipio y la región, pero su pasión por escribir siempre lo acompañó, al igual que su inmenso amor por la Soacha que lo acogió.

Sus amigos le decían cariñosamente ‘caspa’, incluso este nombre se popularizó tanto que ya era común escucharlo entre amigos y conocidos, pero tristemente ahora será un recuerdo que perdurará en la memoria de buena parte de los soachunos.  

¡Adiós cáspita!, se repitió una y otra vez en redes sociales y en las palabras de aquellos que lo conocieron y le guardaron aprecio en vida.  

A doña Rocío, su esposa, a sus tres hijos y a toda su familia, enviamos desde Periodismo Público nuestras más sinceras condolencias. Tranquilidad, resignación y fortaleza para ellos, y oraciones al Todo Poderoso para que lo tenga en su altar de ángeles. Hasta pronto Henry, hasta siempre ‘caspita’, y desde el cielo seguramente nos guiará a los periodistas del municipio para seguir su legado. ¡Paz en su tumba!