Luego de casi ocho meses de gobierno, el alcalde de Soacha Juan Carlos Nemocón decidió pedir la renuncia protocolaria a todos sus secretarios y directores, dejando así en el limbo y a merced de su voluntad, la continuidad del gabinete que lo ha venido acompañando durante su primera etapa de gobierno.


Fuentes extraoficiales indicaron a Periodismo Público que el mandatario tiene previsto el cambio de varios funcionarios debido a las críticas que ha recibido el propio alcalde por la lentitud y poca efectividad de algunas dependencias. Además hay quejas por la falta de dinamismo en la administración Nemocón y la inoperatividad de varias secretarías y direcciones, incluso hay quienes cuestionan la falta de agilidad a la hora de contratar.

La actual administración ha recibido fuertes críticas por errores cometidos en cabeza de algunos funcionarios, teniendo en cuenta que hay dependencias que están totalmente estancadas. Algunas de las cosas que se cuestionan son la falta de contratación de personal en la Dirección de Cultura, la poca agilidad y las constantes trabas de la oficina Jurídica, la lentitud para resolver temas como la ausencia de computadores en las oficinas, y el aparente distanciamiento entre el alcalde y buena parte de las secretarías, debido a que algunas funcionan como ‘repúblicas independientes’.

En lo que va corrido del año han salido tres altos funcionarios de la administración Nemocón. Inicialmente lo hizo la entonces directora de transporte, Grecia Nataly Pérez; posteriormente el mismo mandatario le pidió la renuncia a Guido Covelli por un error infantil de contratación, y esta semana el turno fue para la directora de recursos Humanos, Sonia Castillo. Coincidencia o no, los tres venían de la administración Martínez.

Ahora queda esperar qué decisión tomará el alcalde Nemocón con las renuncias en su despacho, pero lo que se espera es una administración que fluya, ágil, dinámica y con el personal suficiente y capacitado para que actúe con respeto y responda a los grandes retos que se trazó el mismo mandatario desde el comienzo de su administración.

En las manos de Nemocón está la continuidad o no de todo su gabinete.