Los habitantes del barrio Llano Grande aseguran que el río Soacha representa un grave riesgo para la comunidad debido a la falta de mantenimiento y a la recepción de aguas negras provenientes de las canteras y de sectores ilegales ubicados en la zona alta de la comuna seis.


Los habitantes de barrios cercanos al río Soacha describen su estado como crítico, argumentan que la sedimentación está bastante alta y que hay sectores en los que la maleza no permite que el agua baje correctamente, motivo por el cual en tiempo de invierno se desborda, inundando las casas ubicados cerca del mismo.

Juan Vargas, habitante del sector, habló del estado del afluente: “El río se encuentra en un estado deplorable, no tiene ningún tipo de higiene, esto se debe a que nosotros, la comunidad, no colaboramos con su mantenimiento; generalmente se están arrojando escombros, basuras y desechos que no permiten el paso de la corriente”, argumentó.

Los habitantes del barrio Llano Grande, con la orientación de Brigite Leal, Presidenta de la Junta de Acción Comunal, hicieron las gestiones necesarias para realizar la limpieza y el dragado del sector del río que cruza por su barrio, y aunque mitigó el problema, manifiestan que no es suficiente y que se debe encontrar una solución definitiva.

La mayor causa que hace del río Soacha un peligro para la comunidad, es la falta de alcantarillado en los barrios que aún no han sido legalizados, motivo por el cual las aguas residuales y de los hogares caen al torrente, generando contaminación. Además las canteras, de las cuales algunas no cumplen con las normas, arrojan sus desechos y el agua con la que lavan el material extraído al cauce del río, hecho que no solo genera contaminación, sino que aumenta en gran medida la probabilidad de que se desborde en sectores habitados por las comunidades.

Brigite Leal, presidenta de la Junta de Acción Comunal, manifestó: “Cabe recordar que la falta de cultura ciudadana también está afectando a nuestro río Soacha y por ende a la misma comunidad, hay individuos que arrojan desechos y escombros a la corriente, no solo contaminando, sino obstaculizando el paso de las aguas, hecho que se presta para que se desborde y las aguas lleguen a las calles de los barrios aledaños”.

Ya son varios los tramites que se están realizando en torno al tema del mejoramiento de la condición del río Soacha, sin embargo para que la solución sea definitiva es necesario contar con la legalización de los barrios que aún arrojan sus aguas residuales al cauce, para que puedan contar con su propio sistema de alcantarillado y de esta forma mitigar la congestión de las aguas y del constante aumento de la contaminación.

Lizeth Flórez, habitante de La Florida, describió la situación del sector del río que atraviesa su barrio: “Esta colmado de maleza y basura, se pueden observar neumáticos y tablas, cuando llueve el olor es insoportable, además corremos el riesgo de que se desborde porque así sea una llovizna suave, aumenta demasiado el nivel a causa de que no cuenta con salidas para poder evacuar correctamente”, sostuvo.

Por último, para el 20 de mayo se llevará a cabo la primera mesa de trabajo en compañía de la administración municipal y la CAR para definir un proyecto que garantice la realización de las obras necesarias con el fin de arreglar el estado del río y de las viviendas ubicadas a su alrededor.