Ante la alarma generada por un concepto del Consejo de Estado el cual dejó sin piso jurídico a dos artículos del decreto 057 de 2006, el alcalde de Soacha José Ernesto Martínez dijo que la ciudadanía del municipio no tiene por qué preocuparse debido a que, en su concepto, lo que se ha generado es una errada interpretación del fallo.


“Se ha dado una interpretación que nos parece equivocada frente al fallo del Consejo de Estado sobre una norma reglamentaria en lo que tiene que ver con los factores de cálculo de los aportes solidarios que los estratos altos le brindan a los bajos. Por ahora estamos haciendo un análisis del tema, pero creemos que el concepto no elimina los subsidios a favor de las clases menos favorecidas y tampoco cambia la estructuración tarifaria del servicio de los diferentes suscriptores de la E.A.A.B.”, agregó el Martínez.

El mandatario dijo que este lunes, en las horas de la tarde, se reunirá con representantes de la Empresa de Acueducto, del Ministerio del Medio Ambiente y de las demás entidades del ramo para despejar todas las inquietudes jurídicas que han surgido a raíz del fallo.

“Creo que la Empresa de Acueducto ha hecho una interpretación demasiado amplia del sentido de la sentencia judicial que ha generado este clima de incertidumbre y temor, pero una vez se haga una adecuada lectura e interpretación, creemos que las condiciones de la actual tarifa deben continuar porque los acuerdos que han dictado, tanto el concejo de Soacha como el de la capital, más las demás normas legales vigentes y la propia ley de servicios públicos, permiten que sean los cabildos quienes determinen en últimas el valor de esa tarifa y quienes puedan darle sostenibilidad a esa bolsa común, de la cual se alimentan los estratos bajos, gracias al aporte que hacen los industriales y las clases altas de la población. Por ahora pienso que no hay ningún motivo para que los ciudadanos del municipio se atemoricen; la administración no lo va permitir, y en el peor de los escenarios que hubiera un déficit, tendremos que buscar otra fuente de recursos distinta, de manera que no se presente un impacto negativo en nuestra comunidad”.

Martínez dijo que desde su juicio hay una interpretación ligera del fallo y que no se explica hacia qué fin se dirige la conducta de excluir únicamente a los usuarios de la Empresa de Acueducto de Soacha y Gachancipá, cuando lo que hay en realidad es un solo contrato, independientemente de si viven en Bogotá u otro municipio donde la E.A:A.B. preste su servicio.

Hoy en la tarde, luego de la reunión entre el alcalde y miembros de la Empresa de Acueducto y del Ministerio de Ambiente, debe salir una noticia clara frente a este tema que ha generado incertidumbre y preocupación en el municipio de Soacha.