Rechazo y malestar entre secretarios de despacho, directores de oficina y quienes tienen cargos de libre remoción y nombramiento causó la solicitud de renuncia a todos ellos por parte del alcalde encargado de Soacha Claudio Mario Galán. Sin embargo este explicó que la idea no es atropellarlos ni sacarlos de la administración municipal.


Ayer se conoció que el mandatario a través de sus asesores pidió la renuncia a más de treinta funcionarios sin que inicialmente se diera la más mínima explicación.

Periodismo Público habló con varios funcionarios a quienes cobija la decisión del alcalde encargado, y todos coinciden en afirmar que si bien es cierto los cargos de secretario de despacho y director de dependencia son de libre nombramiento y remoción, se rechaza la actitud y falta de respeto hacia ellos, empezando por la forma cómo se les comunicó la noticia. “Lo que más nos ofende es que no se nos pasó formalmente la solicitud de renuncia, simplemente se hizo a través de una asesora. Ella me dijo que el alcalde había mandado a decir que pasara la renuncia antes de las 3:00 p.m de hoy, o de lo contrario me declararía insubsistente”, dijo una de las funcionarias afectadas con la medida.

Un director de oficina argumentó que lo que más le indigna es que el alcalde Claudio Galán no se ha tomado la molestia de llamarlos por lo menos para conocerlos y orientarlos sobre el camino a seguir en su administración. “Él nunca nos ha convocado para decirnos qué hacer y qué no hacer. No ha hecho una reunión con todos nosotros para que al menos nos conozca y nos diga qué acciones seguir”, mencionó.

Otro de los afectados por la sorpresiva medida contó que él supo por que lo llamaron para comunicarle la decisión del alcalde. “Parece que una asesora del despacho le dijo a mi jefe y ella luego me lo comunicó, que pasara mi carta de renuncia sin fecha y sin mencionar que era irrevocable”.

Y así varios funcionarios narraron su preocupación y rechazaron la forma cómo se les transmitió la decisión. Algunos consideran que es un irrespeto hacia Soacha, hacia sus instituciones y obedece a una actitud acelerada del alcalde encargado que no deja nada bueno en estos momentos de interinidad.

Inclusive algunos ciudadanos se atrevieron a manifestar que se trata de una orden del gobernador para disponer de los cargos en un momento crucial para el municipio, más cuando se entra al año de las grandes inversiones y donde están en juego jugosos contratos por ser el remate del cuatrienio del actual periodo de gobierno. También se aduce que viene el año electoral y para nadie es un secreto que pagando favores se obtienen resultados positivos en las urnas.

Pero también muchos afirman que la situación que está atravesando el municipio es un irrespeto hacia Soacha, porque ni el gobernador ni la misma justicia tienen en cuenta la opinión de los ciudadanos y el sentir de sus habitantes. Simplemente se piensa en satisfacer los intereses de quienes ven en esta ciudad el fortín electoral a disputar, sin importar la continuidad de un programa de gobierno y los efectos negativos que ello origine.

Periodismo Público conoció que anoche la mayor parte de secretarios y directores se reunieron con el alcalde encargado Claudio Mario Galán para entregarle un comunicado firmado por todos ellos (excepto cuatro) expresando su inconformidad y manifestarle personalmente los motivos de su malestar.

Los afectados le solicitaron que antes de tomar decisiones de tal magnitud, por lo menos les de la oportunidad de conocerlos y escucharlos sobre lo que cada uno viene trabajando en su despacho, al tiempo que pidieron ser más diplomático a la hora de remitir una decisión.

Se dice que el alcalde encargado se mostró amable, inclusive pidió disculpas y reconoció que su actitud no fue la adecuada. Galán les dijo que la solicitud de la renuncia la hizo por protocolo, pero que la idea en ningún momento era atropellarlos ni sacarlos de la administración, pero pidió compromiso y lealtad. Sin embargo al concluir la reunión quedó en el aire si seguía en pie la solicitud de renuncia o no.