En la tarde del sábado cinco de diciembre fue instalada, frente a la Alcaldía Municipal de Soacha, una mesa de diálogo  que buscaba interlocución con el alcalde Juan Carlos Saldarriaga como autoridad del municipio para que fuera coadyuvante del esclarecimiento de asesinatos en donde la fuerza pública está involucrada.

En el lugar se reunieron  familiares y amigos de víctimas de balas y atropellos durante el 9 y 10 de septiembre, agresiones y  muertes violentas en el desalojo de Ciudadela Sucre y  personas calcinadas en el CAI de San Mateo. En medio de su dolor y con un  poco de esperanza, estas personas  esperaban que siendo el alcalde  el jefe constitucional de la Policía del municipio, se convirtiera en un actor importante para el esclarecimiento de los hechos y como soachuno los apoyara en la búsqueda de justicia. Sin embargo, esto no sucedió  porque luego de cerca de tres horas de espera, el alcalde nunca llegó ni dio explicaciones de su ausencia.

Aspecto del evento realizado frente a la Alcaldía de Soacha

“Anhelábamos contar con  su gesto de  empatía con  los familiares que estamos pasando un momento tan duro, nuevamente nos incumple, otra vez nos decepcionó como familiares y como víctimas”, manifestó una de las parientes de un joven quemado en San Mateo, quien  afirmó que seguirán invitándolo a que ‘dé la cara’ y como autoridad ayude a buscar un camino hacia la justicia.

En la actividad estuvieron presentes organismos defensores de los Derechos Humanos,  quienes junto a la Red de Hermandad con Colombia, afirmaron que no hay avances  en las investigaciones ni tampoco voluntad de diálogo de autoridades gubernamentales  ni policiales.

Mientras esto sucedía, la consigna ‘Alcalde de la cara, al pueblo lo matan’, fue la voz y el reclamo principal que los participantes hicieron al mandatario municipal.

Fotografías: Camila Mora