En la última diligencia realizada en el predio de Maranatha II, el inspector primero de policía del municipio ejecutó el sellamiento de las edificaciones levantadas sobre el terreno, dejando en claro – con la verificación de la secretaría de planeación – que las obras ahí construidas no contaban con los permisos urbanísticos mínimos para dar soporte de su legalidad.


Sin embargo, el individuo que dice ser dueño del predio, a pesar de las advertencias y acciones interpuestas por la inspección de policía, levantó los sellos y continuó las obras hasta el punto que instaló postes de luz, permitió el levantamiento de varias viviendas y trató de adherirse al sistema de gas de la comunidad de Maranatha II, hecho durante el cual sus trabajadores provocaron el estallido de la manguera que proporcionaba el servicio, poniendo en riesgo la vida de todos los residentes en el lote.

Debido al incidente ocurrido con el servicio del gas en el predio, la empresa de gas natural interpuso una sanción de 2 millones y medio a Juan Adelmo Montenegro, puesto que no tenía la licencia para hacer las excavaciones que provocaron la ruptura de la manguera correspondiente al servicio.

Ante el cada vez más grande riesgo que representa la insistencia del individuo por seguir construyendo sobre el predio, la comunidad y la representante de la Junta e Acción Comunal, Blanca Mateus, aprovecharon el desfile del 20 de julio para dirigirse al alcalde, en busca de apoyo para lograr una pronta solución.

“Los comunales hacemos parte de la escuela de seguridad de la policía, motivo por el que fuimos convocados al desfile realizado el 20 de julio, en el cual tuve la oportunidad de hablar directamente con el señor Alcalde Juan Carlos Nemocón, quien tenía muy presente mi condición de presidenta de la JAC en Maranatha II; hablamos sobre el tema y se comprometió a dialogar conmigo una vez terminado el evento, durante la charla me aseguró que la diligencia de desalojo y demolición se daría para esta semana”, resaltó, Blanca Mateus, presidenta de la junta de Acción Comunal de Maranatha II.

Hasta el momento se están ejecutando tres actuaciones administrativas, una se adelanta dentro del proceso de liquidación, función que se da en la alcaldía mayor de Bogotá, en la cual se está llevando a cabo el trámite del embargo y secuestro del predio, al tiempo que se resuelve la oposición de quien dice ser el dueño del predio que figura como el urbanizador pirata.

Por su parte en la alcaldía de Soacha se están adelantando dos procesos: uno corresponde a una investigación por infracción urbanística, puesto que las obras que se están ejecutando sobre el predio no cuentan con la licencia de construcción ni urbanismo, y la que se ejecutó ayer, que es lanzamiento por ocupación de hecho, que consiste en sacar del lote a las personas que lo ocuparon de forma ilegal y la posterior demolición de las edificaciones.

Elberto Ariza, director de apoyo a la justicia municipal, explicó: “Estuvimos acompañando al inspector primero municipal de policía, quien tiene una orden del señor alcalde para identificar el terreno y las obras que se están realizando sin licencia, y una vez determinado el caso de la carencia de las licencias necesarias, se llevará a cabo la diligencia de lanzamiento por ocupación de hecho”, puntualizó.

“Estamos en la diligencia de lanzamiento por ocupación de hecho y demolición, sin embargo se acaba de suspender por una previa identificación del predio y esperamos que muy pronto logremos solucionar los problemas habidos sobre el terreno y que se detenga el urbanismo ilegal y la estafa a los incautos que siguen comprando los inmuebles.

Los ingenieros de las secretarías de planeación e infraestructura pidieron que se aplazara dos días la diligencia para obtener la cédula catastral del predio y lograr su plena identificación antes de continuar con las acciones. De acuerdo con el inspector, el día miércoles de la próxima semana se continuará con la diligencia. Nosotros la Asociación Nazarena de Vivienda estaremos atentos para continuar impulsando en proceso hasta que logremos solucionar este inconveniente”, enfatizó uno de los representantes de Asonavi.

Contrastando con la expectativa generada en los habitantes de Maranatha II, las personas que hoy residen de forma ilegal en el predio argumentan sentirse estafados por Montenegro, puesto que les vendió lotes que según él contaban con todos los permisos de urbanismo e infraestructura, ahora piden asesoría para superar el inconveniente y recuperar sus inversiones.

Un comprador en el predio, que prefirió reservar su identidad por cuestiones de seguridad, manifestó su inconformismo y disgusto generado por las acciones de quien dice ser el dueño del predio.

“Nos llevó hasta La Calera y nos hizo una escritura protocolizada, hecho que nos generó confianza, por eso empezamos a construir; posteriormente empezamos a percibir problemas pero nos decía que eran cuestiones de propiedad que él ya tenía ganadas en un juzgado, y que por lo tanto podíamos seguir levantando nuestras edificaciones. Después, debido a las diligencias hechas, nos enteramos que el lote tenía una cantidad de problemas que él nunca nos dio a conocer y nos enteramos por la comunidad y los entes que intervienen en el asunto, que todas las gestiones del señor se han hecho de forma ilegal.

Ahora nos sentimos estafados y estamos esperando a ver qué solucionan ahorita durante la diligencia, y dependiendo del resultado, esperamos contar con el apoyo y la asesoría para poder recuperar nuestras inversiones y no perder todo el esfuerzo y capital que hemos invertido en este problema”, concluyó el afectado.