De acuerdo a información del Servicio Geológico Colombiano, los valores de concentración de dióxido de azufre en el volcán son los más altos que se han medido en el monitoreo del volcán hasta el momento, razón por la cual hay alerta amarilla.


A través de un boletín extraordinario emitido en las últimas horas, el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales advirtió cambios en el comportamiento de la actividad volcánica del Nevado del Ruiz.

Ratificando el nivel de alerta amarilla, el organismo registró una señal sísmica de tremor volcánico con valores energéticos variables, asociada a una emisión de ceniza importante a la atmósfera, afectando especialmente a la ciudad de Manizales (Caldas).

“Asociado con la emisión y caída de ceniza, se han recibido numerosos reportes de fuerte olor a azufre. Los valores de concentración de SO2 (dióxido de azufre) registrados por las estaciones DOAS permanentes instaladas en el área del volcán, son los valores más altos hasta el momento medidos en el monitoreo del volcán Nevado del Ruiz en su actual ciclo de actividad”, alertó el Observatorio.

Esta actividad, explicó el organismo, hace parte de la inestabilidad en la que se encuentra el volcán desde 2010 que durante el presente año se ha evidenciado por el “continúo e importante registro de la señal de tremor asociada a procesos de emisión de ceniza”.

El Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales recomendó a las autoridades y comunidad continuar atentos a cualquier cambio que se presente en la actividad del volcán y tener en cuenta recomendaciones para este tipo de eventos, entre ellas, el uso del tapabocas.

“No se descarta que se presenten cambios adicionales en el comportamiento de la actividad volcánica que indiquen mayor inestabilidad del sistema”, precisó el organismo.

El pasado viernes, una nueva actividad en el volcán mantuvo en alerta a Manizales, por cuenta de un movimiento sísmico que presentó un nivel energético bajo y generó caída de cenizas.

El Servicio Geológico Colombiano sostuvo por su parte que seguirá atento a la evolución del fenómeno volcánico y continuará informando de manera oportuna los cambios que se puedan presentar.

Con el apoyo de: El Espectador