Con el fin de mitigar y controlar la presencia del dengue clásico y hemorrágico en el departamento, se declaró estado de alerta epidemiológica.


Con el fin de mitigar y controlar la presencia del dengue clásico y hemorrágico en el departamento, se declaró estado de alerta epidemiológica. Así lo anunció la secretaria de Salud de Cundinamarca, Zoraya López Díaz, quien informó que son 56 los municipios que están en riesgo, al evidenciar que una vez hechos los seguimientos por parte de la entidad, no hay un control adecuado por parte de las autoridades municipales y ciudadanos para evitar la proliferación del zancudo transmisor de esta enfermedad.

Ante la situación, la Secretaría de Salud recordó a alcaldes y autoridades municipales que la atención y el saneamiento ambiental son servicios públicos a cargo del Estado y es una obligación garantizar el acceso a los programas de promoción, protección y recuperación de la salud, tal como lo indica el artículo 296 de la Constitución Política Nacional.

Según el informe entregado por la Secretaría, en las últimas 15 semanas se han diagnosticado 1.711 personas afectadas por dengue clásico y 97 con dengue hemorrágico, eventos que han sido reportados por 47 municipios de los 56 municipios que presentan factores de riesgo.

“El control del dengue no sólo se hace con la fumigación, este se efectúa mediante una debida limpieza de los vertederos de agua y albercas, así como el control biológico. Hemos hecho seguimiento a las albercas de varias viviendas en distintas poblaciones de Cundinamarca y vemos con asombro que la presencia de larvas supera el 38% cuando los niveles permitidos no pueden llegar al 5%”, manifestó la funcionaria.

Una vez analizados los argumentos expuestos por la Secretaría de Salud de Cundinamarca, se recomendó adelantar acciones encaminadas a prevenir y evitar brotes, así como recaídas en los municipios afectados por el departamento al declarar la alerta epidemiológica mediante el Decreto Departamental 0065 de 2010

Dentro de las acciones a liderar, la entidad hizo el llamado a prestar apoyo y participación de manera permanente en las acciones de prevención y control, liderar campañas de información y educación directas a la comunidad, aplicar sanciones pertinentes a las viviendas renuentes o aquellas que después de haber sido visitadas continúen positivas una vez hecha la visita de control. Es importante recordar la necesidad de evitar el almacenamiento de agua en albercas, estanques, oasis y la utilización de llaves en cementerios, así como promover el uso de floreros con arena para evitar la proliferación del vector.