Señor, Heiner Gaitán Parra, le manifiesto mis más sinceras felicitaciones por sus aportes a través de periodismo público a la historia de Soacha, porque bien es cierto, que Mario Upegui, q.e.p.d., trabajó a brazo partido con dirigentes comunales del municipio como Vladimiro Escobar, Horacio Vargas, Luis Aristizábal, Luis Rodríguez y muchos otros que no recuerdo en representación del movimiento político Unión Patriótica (U.P.), y quienes en forma denodada lo hicieron con el fin de conseguir un techo digno para muchas familias desplazadas que llegaron en la década del 70.


También es cierto de la encomiable y loable labor prestada por la U. P. en el Concejo Municipal con sus innumerables debates, defendiendo las clases sociales menos favorecidas del municipio especialmente por la carencia absoluta de vivienda.

La U.P. en su momento político y grandioso alcanzó a ocupar tres curules en el concejo de Soacha. Impulsó por las vías de hecho con la dirigencia de Mario Upequi, las invasiones de los barrios El Porvenir, Las Ferias, Julio Rincón, Ciudad Latina y Los Olivos, antes Poncheras de Gaviria.

Señor Gaitán Parra, le informo que el barrio Camilo Torres Restrepo nació como Junta Comunal en el año de 1967, obtuvo su Personería Jurídica en el año de 1977 y tomó este nombre por voluntad absoluta y el querer de todos su habitantes que estaba conformado por más de cincuenta familias, especialmente por los Peñaloza en un 70% y el resto por: Cantor, Mantilla, Castro, Mora, Bogotá, Buitrago, Salazar, Contreras, Vásquez, González y Sánchez, y que en dicho año decidió por mayoría absoluta constituir la Junta de Acción Comunal y a la vez cambiar el nombre primitivo del barrio LA CANTERA, como era denominado dicho sector desde el año de 1902 (guerra de los mil días) como consta en la historia de Soacha, escrita por Juan Antonio Cancino.

En el mismo año (1967), fue bautizado el barrio con el nombre de CAMILO TORRES RESTREPO, por el párroco del municipio, Monseñor Cándido López Valencia, quien estampó una botella champaña contra la casa del señor Luis Castro Avellaneda q.e.p.d.

Posterior al año 1967, como el barrio Camilo Torres estaba conformado por dos sectores, el de la Escuela y el de los Barrancos, se decidió que cada uno de estos sacara su personería jurídica y así nacieron las dos Juntas de Acción Comunal, Camilo Torres primer y segundo sector, respectivamente.