En medio de la emergencia por la pandemia del nuevo coronavirus, que tiene confinada a la mitad de la población del país, varios motines estallaron la noche de este sábado en diferentes cárceles de Colombia.

En Bogotá  se registraron disturbios y protestas en los centros La Modelo y La Picota, así como en la penitenciaría de mujeres El Buen Pastor.

Según Hugo Acero, secretario de seguridad de Bogotá, «en un reporte preliminar parece que hay un auxiliar guardián del Inpec muerto y según la información hubo otro herido».

Según el funcionario, el episodio requirió la presencia externa de la Policía y del Ejército para evitar que los internos se fugaran.

El presidente Iván Duque señaló en Twitter que la fuerza pública apoya a la guardia del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelarcio (Inpec) en las tareas para recuperar el control «en distintas cárceles del país».

Por su parte, la alcaldía de Bogotá informó igualmente sobre los motines en curso, aunque el Inpec no ofrece aún un informe de lo que ocurre dentro de los penales.

Los guardias «están enfrentando el amotinamiento en La Modelo y La Picota», tuiteó la alcaldesa Claudia López.

El secretario de Seguridad de la ciudad, Hugo Acero, agregó que la policía y el ejército cuentan con anillos de contención para «garantizar la seguridad externa» de La Picota y La Modelo.

«Hace falta que el @INPEC_Colombia controle el interior de la Modelo», señaló Acero en Twitter.

Varios medios de comunicación también reportaron protestas en cárceles de Ibagué, Cómbita, Palmira y Jamundí.

Con 231 contagios y dos muertos, Colombia se prepara para entrar en cuarentena general a partir del miércoles, en un intento por contener la propagación del COVID-19. La medida alcanzará a 48 millones de personas.

El partido FARC dijo que los reclusos protestan por las «precarias condiciones sanitarias» para enfrentar la pandemia dentro del sistema penitenciario, según mensajes difundidos en sus redes sociales.

Decenas de guerrilleros que se acogieron al pacto que condujo al desarme de la agrupación rebelde siguen presos a la espera de que se cumplan los compromisos de amnistía.

«Se deben adoptar medidas especiales de protección para la población privada de la libertad. En tiempos de pandemia la vulnerabilidad de estas personas es mayor debido a su hacinamiento», exigió FARC.

En Colombia hay más de 120.000 reclusos distribuidos en 138 cárceles, con un hacinamiento que supera el 50% de la capacidad de esos penales, según la Defensoría del Pueblo.

Fuente: AFP y Sistema Integrado de InformaciónFoto: pantallazo video