Actualmente se avanza en la estación elevadora, pero con la aprobación de la licencia se podrá comenzar el proceso para contratar la construcción, operación y mantenimiento de la PTAR Canoas.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA autorizó la modificación de la licencia ambiental del proyecto de saneamiento del río Bogotá, aprobando la construcción y operación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Canoas (PTAR Canoas) localizada en el municipio de Soacha, vereda Charquito, en el departamento de Cundinamarca, a cargo de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá E.S.P.

Con la aprobación de la modificación por parte de la autoridad ambiental mediante la resolución 1347 del 30 de julio de 2021, se podrá iniciar el proceso para contratar la construcción, operación y mantenimiento de la planta de tratamiento de aguas residuales más grande del país y con la cual se terminarán las obras requeridas en el plan de saneamiento del río Bogotá en su cuenca media.

Cristina Arango, gerente de la EAAB sostuvo que “la descontaminación del río Bogotá es una realidad, actualmente estamos estructurando el proceso de contratación para la construcción y operación de la PTAR Canoas”.

Una vez entre en operación la PTAR Canoas, se tratará el 70% de las aguas residuales producidas en Bogotá, así como la totalidad de las aguas residuales del casco urbano del municipio de Soacha. Esta obra tendrá una capacidad de tratamiento de aguas residuales de 16 m³/s.

LA PTAR Canoas recibirá las aguas residuales producidas por más de 7 millones 330 mil habitantes ubicados en la zona centro y sur de Bogotá y en el casco urbano del municipio de Soacha, se beneficiará los habitantes de la cuenca media y baja del río Bogotá, al evitar el vertimiento de 600 toneladas/día de materia orgánica y de residuos sólidos que hoy llegan al río.

La EAAB ejecuta igualmente la construcción de la Estación Elevadora de Aguas Residuales Canoas que permitirá elevar a la futura PTAR Canoas las aguas residuales colectadas por los interceptores y que actualmente llegan al río Bogotá.

Con estas obras, que hacen parte del proyecto ambiental más grande que se haya ejecutado en el país, la administración distrital avanza para cumplir el sueño de tener el río Bogotá descontaminado.