Así llaman a una persona que reflexiona sobre cualquier escenario Colombiano a la luz de la imparcialidad y la sensatez de nuestra historia.


Aunque quisiera no tocar el tema, ya que ha sido lo suficientemente manoseado y tergiversado por nuestros perversos medios de comunicación, me veo evocada a generar unos cuantos cuestionamientos a ver si la otitis testicular les mejora a unos cuantos.

Si bien jamás defenderé al “señor” Juan Manuel Santos, muchísimo menos defenderé al otro “señor” Nicolás Maduro; pero una cosa si debe quedar clara, estos de señores tienen lo que Pacho Santos de Alcalde y Uribe de conciliador; en este escenario fronterizo, lo que se ha visto es una estúpida demagogia oportunista y unas aberrantes ganas de protagonismo barato, pero seductor para unos cuantos.

Hoy, todos escupen discursos sobre derechos humanos, todos hablan del respeto por los “Colombianos”, por el derecho a vivir, a ser dignos, pero paradójicamente mientras volvían al país cantaban el himno, volvían entristecidos, destrozados, pregunto, ¿lloran por volver a este país? Creería que sí, porque TAL VEZ no tuvieron las oportunidades que en Venezuela si vieron, pero que ahora también se les cierra, ¡ah y claro!, todos detrás de sus pantallas gigantes de tv, en sus cómodos sillones, publican frases de indignación desde su Facebook personal, QUÉ PATRIOTICOS.

Ahora bien, los medios de comunicación deben asumir sus responsabilidades, para nadie es un secreto que la mayor guerrerista mediática está en una de las cadenas de televisión que transmite minuto a minuto los problemas de Venezuela, será porque Colombia anda muy bien… una periodista abiertamente derechista y que politiza a favor de sus intereses la desinformación, pero en fin, como aquí todo no lo comemos entero.

Aun así, quisiera saber de dónde surge tantísima indignación de los Colombianos en torno al manoseado y demagogo tema de la ‘deportación masiva desde Venezuela’, estoy segura que temas como estos sacan el verdadero “Patriota” que muchos llevan dentro, se ha escuchado de todo, cosas como: “Pues echemos también nosotros a todos los Venezolanos” – La coherencia ante todo, “Ojalá Santos le dé en la jeta a Maduro” – La herencia de Uribe “Con su voto, (…) le vamos a callar la boca a Maduro” – La incapacidad.

Pregunto yo, ¿esto es construir país? ¿Esto es democracia? ¿Con esto es que nos diferenciamos de Venezuela?

Finalmente cierro con dos reflexiones, una entorno al PROBLEMA de los deportados, y claro, es un problema, porque ahora SÍ, le toca al país hacerse responsable de esas personas que se fueron por diferentes razones, y que ahora nos las devuelven a todo un país, me atrevo asegurar que esa es la indignación de los diferentes gobernantes, “más bocas que alimentar”.

Otra cosa, es demasiado descarado por parte del gobierno abrir una cuenta bancaria (Colombia Unida por la Frontera- 021666888 en el bando Davivienda) para donar ayudas, cuando simultáneamente el Ministro de hacienda aprueba el aumento de dos millones de pesos al salario de los congresistas.

Este falso patrioterismo aburre, y como versa una de las de 1280 Almas “Nunca saludaré tu cochina bandera, ni aunque me des de lapos con tu gruesa chequera”

Evelyn Huérfano Sánchez