Recientemente, la líder política Betty Zorro participó en un congreso internacional sobre el papel de la mujer en la política latinoamericana. El evento se realizó en México, con la presencia de varias líderes políticas del continente, quienes además de compartir las experiencias del trabajo realizado en sus países, pudieron conocer un poco sobre cómo se da este tema en sus territorios.


Durante su visita a México, la líder política compartió con las representantes de los países latinoamericanos los principales logros del trabajo que ha realizado en su ejercicio político en Soacha y Cundinamarca, haciendo un balance general de las dificultades que tienen las mujeres para participar en los escenarios políticos, debido a factores como la famosa Ley de cuotas y la visión que se tiene del rol de la mujer, que en la mayoría de casos se ve sólo como un requisito para cumplir con dicha norma.

En contraste, en otros países del continente como Perú, Ecuador y Argentina, lo que se observa es que la participación política de las mujeres es más activa y no está ligada a una norma, lo que permite que haya un ejercicio político más fuerte por parte de esta población, a diferencia de las limitaciones que existen en Colombia.

En entrevista con Periodismo Público.com, Betty Zorro habló sobre las principales conclusiones de su visita al país centroamericano y los aprendizajes obtenidos allí, que ahora serán puestos en práctica en su carrera hacia la Cámara de Representantes.

Periodismo Público.com: ¿Por qué se dio su participación en este congreso realizado en México?

Betty Zorro: Somos parte de la Red de mujeres del país, entonces se convocó a un grupo de mujeres que tenemos la intención de hacer un ejercicio político, especialmente para el Congreso de la República, aunque también se vincularon mujeres que hoy ya tienen credenciales en cargos de elección popular. El evento fue organizado por la Asociación de Mujeres de Latinoamérica, que viene haciendo un proceso muy interesante en temas como género y oportunidades, pero especialmente la participación política de las mujeres en el mundo.

PP.com: Se pudo conocer la experiencia y el trabajo que estas mujeres han realizado en otras partes del mundo, ¿qué se pudo dialogar con ellas y qué aprendizaje se obtuvo de esas líderes?

B.Z: Creo que la experiencia más importante fue intercambiar experiencias y observar cómo en países como Perú, Ecuador y Argentina, ha habido un gran avance y un gran sentimiento de las mujeres por querer ser parte activa de los procesos políticos. Allí hay unas organizaciones muy fuertes de mujeres que defienden ese querer ser parte de la política de los países, y de las decisiones importantes de cada nación.

Pudimos ver cómo las estadísticas muestran hoy que la participación de las mujeres en los escenarios políticos de Latinoamérica ha venido creciendo, más que nada en espacios como el Senado, la Cámara y las asambleas. Sin embargo, vemos con gran tristeza que nosotros en Colombia aún estamos bastante rezagados, pues la participación de nuestras mujeres en política sigue siendo escasa, casi que impositiva y no como una convicción.

Me gratificó mucho ver a muchas mujeres que participan en política por convicción y no por revisar que les den un reconocimiento a través de una ley. Ese reconocimiento no lo tiene que dar una ley, sino que nosotras nos lo tenemos que ganar, es un espacio que tenemos que construir y que no lo debe definir nadie. Hoy en Colombia tenemos definidos los temas de participación, más por imposición y por querer cumplir unas metas o una obligación para los partidos, que por una verdadera convicción.

Tenemos que hacer un trabajo muy fuerte para motivar y entusiasmar con el fin de enseñarles a nuestras mujeres que su participación es un tema de convicción, un escenario que debemos construir y tomarnos.

PP.com: Del trabajo que usted ha realizado como líder política en el municipio y en el departamento, ¿qué aportes pudo hacer en el congreso y qué pudo compartir con las demás mujeres?

B.Z: En Cundinamarca, junto a la Diputada Amparo Hernández, durante el pasado gobierno de Andrés González, logramos finalmente montar la Ordenanza de la Política pública de género y oportunidades para las mujeres, algo que veníamos trabajando desde hace mucho tiempo con las asociaciones y las agremiaciones de mujeres. Dentro del Plan de Desarrollo pudimos consignar que las mujeres tuvieran esa participación, que hicimos en conjunto con la Secretaría de Desarrollo Social del departamento. Hoy esa Ordenanza da una ruta supremamente importante a todas las asociaciones y agremiaciones de mujeres.

Lo que se viene ahora es promover, organizar y entusiasmar a las mujeres, para que en los municipios puedan sacar adelante todo el proceso de Política Pública frente al tema de género y participación de las mujeres. A propósito de lo anterior, quiero hacer un paréntesis, porque a mí me da mucha tristeza que en Soacha no hayamos logrado encontrar eco en el Concejo Municipal, pues en varias ocasiones nos han devuelto el documento de Política Pública. Acá las mujeres han hecho un proceso interesante, que ha estado acompañado de organizaciones internacionales y las administraciones municipales, pero cuando ha llegado al Concejo, no logramos entender cómo no encontramos eco para que podamos concretar el tema de Política Pública de la mujer.

Esto lo pone a uno a pensar y a decir que no es justo que dependamos de decisiones políticas para que nos permitan tener la ruta trazada que queremos tener las mujeres en Soacha.

PP.com: De todos estos aprendizajes, ¿qué se puede poner en práctica para esa carrera que usted ha emprendido hacia la Cámara de Representantes?

B.Z: El pasado miércoles nos reuníamos con un grupo de la Asociación de mujeres de Cundinamarca, con quienes revisábamos cómo hoy debemos afianzar y expandir esa necesidad de que nuestras mujeres se comiencen a capacitar. Por eso pensamos que Cundinamarca debe construir la Escuela de liderazgo para las mujeres, porque miremos lo que está sucediendo el día de hoy en los partidos, muchos no van a poder cumplir con la cuota de mujeres, que de alguna manera le exige la ley. Hay muchas colectividades que hoy están buscando mujeres que tengan al menos 200 votos, únicamente por cumplir la cuota, pero no hay liderazgo y estamos escasas en esto.

Creo que lo más importante y lo que hemos comenzado a visualizar, es que necesitamos establecer un organismo que nos permita liderar en Cundinamarca y los demás municipios, una organización que capacite a las mujeres en liderazgo, para que ellas pierdan el temor y se lancen a esa conquista en Cundinamarca. En ese contexto, también vendrá lo que podamos proponer para el Congreso de la República, para que desde allá hagamos un trabajo, buscando que las mujeres que logremos llegar al Congreso, seamos un ejemplo para las que están ahí abajo. Demostremos que las mujeres somos totalmente distintas haciendo política y lo hacemos con el corazón, con responsabilidad, compromiso, lealtad y honestidad.