45 animales que cumplieron su proceso de rehabilitación en el Centro de Recepción de Fauna Silvestre de la Secretaría Distrital de Ambiente, fueron liberados en las extensas praderas del municipio de Armero, ubicado en el departamento del Tolima.


Luego de ser víctimas del tráfico ilegal de fauna, este grupo de animales, conformado por 20 pericos bronceados, 20 tortugas cofre y 5 micos tití gris, volvieron a la libertad. Ahora tendrán la oportunidad de adaptarse nuevamente y reproducirse con otros animales de su misma especie.

Según cifras de la Secretaría de Ambiente, en el último año 1.083 animales han logrado recuperar su libertad gracias a la colaboración de las diferentes Corporaciones Autónomas Regionales del país. Volvieron a sus hogares 559 reptiles, 430 aves, 54 anfibios y 40 mamíferos.

Por su parte 863 fueron reubicados en zoológicos y centros de investigación, debido a que por sus condiciones físicas y comportamientos, si vuelven al hábitat natural morirían.

Sin embargo, las incautaciones siguen por encima de las liberaciones. En 2011 fueron decomisados 3.937 animales (1.643 aves, 1.393 invertebrados, 692 reptiles, 112 mamíferos y 97 anfibios).

La rehabilitación de los monos tití gris

En 2011, ingresaron al Centro de Fauna 29 monos tití gris adultos y subadultos, entre machos y hembras. Los animales llegaron demasiado estresados, nerviosos y con mucha agresividad ante la presencia del humano.

Cada mico fue valorado por expertos y ubicado en una zona con temperatura similar a la de su hábitat natural. Las jaulas fueron ambientadas con ramas, comederos y bebederos.

Luego del tiempo de cuarentena, la SDA empezó el proceso de rehabilitación con el acercamiento entre hembras y machos. Los animales, que pesaban 403 gramos, fueron divididos en grupos de 5 (2 machos y 3 hembras) en jaulas de rehabilitación con ramas, comederos horizontales en la partes altas, sustrato (viruta mezclada con pasto) y guaduas colgadas con grillos, miel con avena y flores.

Para que identificaran los posibles predadores en su nuevo hogar, los expertos estimularon al grupo con una boa constrictora. Al verla, emitían sonidos de alerta, se ponían en posición de defensa y se escondían tras las ramas.

Ahora, los micos pesan aproximadamente 436 gramos, no se agreden entre ellos, vocalizan entre ellos cuando ven alimento o cuando ingresaba algún humano, se desplazan ágilmente por las pechas y ramas.

El primer grupo de cinco ya se encuentra en las praderas de Armero. Ahora, la SDA gestionará con otras corporaciones para que los demás también puedan gozar de su libertad.

El mico tití gris es una especie endémica de los departamentos de Antioquia, Caldas y el norte del Tolima, así como del valle del río Magdalena. Vive en grupos de hasta 15 individuos, se alimenta de hojas tiernas, exudados vegetales como resinas y néctar, flores, frutos, insectos, pequeñas aves y lagartos.

Pericos, una especie muy apetecida

En 2011 la SDA recibió 267 pericos bronceados. Unos con plumaje completo y en buen estado, pero otros con plumas cortadas o en exceso, y bastante estresados. Sin embargo, la mayoría tenía despliegues de vuelo aceptables.

En la cuarentena, a algunos pericos se les realizó el arranque de plumas para agilizar su crecimiento y poder incluirlos en la rehabilitación.

Su alimentación consistía en diversas fuentes alimenticias como frutas, vegetales, balanceado comercial, mezcla de semillas y cereales y una premezcla mineral y vitamínica.

Sus jaulas fueron ambientadas con ramas, frutos enteros y recipientes con agua colgados a diferentes alturas. A diario se le realizaron ejercicios de vuelo.

Esta especie se encuentra comúnmente bajo los 1.500 metros sobre el nivel del mar, en zonas boscosas, plantaciones, áreas cultivadas y zacatales con árboles. Vuela siempre en grupo y se encuentra comúnmente en pareja.