En cuatro o cinco años, Bogotá tendrá un «nuevo» estadio. El Nemesio Camacho El Campín será remodelado tanto en su interior como en las zonas exteriores convirtiéndose en un gran complejo deportivo que contará con piscinas, restaurantes, coliseo, entre otros.

«Estamos muy cerca de un nuevo estadio El Campín, llevamos trabajando dos años (…) se calcula que solo en el estadio, la obra en el interior incluyendo las cubiertas serán dos años en obra, más el exterior serían otros tres años con los parqueaderos soterrados, la ampliación del parqueadero, las piscinas, más los escenarios alternos que se van a hacer, hoy estamos hablando entre cuatro y cinco años«, aseguró Pedro Orlando Molano Pérez, director del IDRD.

La remodelación del escenario deportivo costará aproximadamente 445.000 millones de pesos.

El estadio que actualmente tiene una capacidad para 39.000 aficionados, con la ampliación podrá albergar hasta 45.000 personas, pero para ello serán demolidas algunas graderías, confirmó Molano.

«Hay que hacer graderías en las partes orientales y occidentales. En la parte oriental lo que pedimos es que no se perdiera la vista a los Cerros, por eso esa cubierta de la zona va a ser retráctil y se van a hacer todas las reformas estructurales para soportar las nuevas graderías», detalló.

En la zona sur van a hacer la demolición de algunas graderías para colocar instalaciones nuevas y que se pueda ampliar para cuando haya conciertos.

«Pero el fuerte se va a hacer en la zona occidental. En la zona oriental es un piso de graderías más todo el comercio», indicó.

El estadio tendrá comercio por lo que podrá ser utilizado cuando no haya partidos, pues contará con restaurantes, ventas, zona de piscina olímpica y otra recreativa.

Más de 1.500 parqueaderos

La zona de estacionamientos también cambiará. Los parqueaderos estarán ubicados en el mismo lugar que en la actualidad pero serán subterráneos y su ingreso será sobre la Carrera 30. Pasará de tener espacio para 800 vehículos a una capacidad de 1.500 cupos.

«La plazoleta que quedaría encima del parqueadero sería una plazoleta que funcionaría como un parque para la zona», aseguró Molano.

¿Y los partidos de Millonarios y Santa Fe?

El director del IDRD explicó el acuerdo al que se llegó con la Asociación Público-Privada, APP, encargada de la obra, despejando las dudas que surgieron sobre dónde se jugarán los partidos mientras se desarrollan las obras.

«La idea es que el originador trabaje con los equipos y la Dimayor. Lo que buscamos es que cuando se estén interviniendo las graderías se utilice el resto del estadio, lo ideal es no parar, va haber un momento donde se tiene que parar la operación pero lo ideal es que funcione», aclaró.

Molano aseguró que quedó establecido que el funcionamiento debe ser acordado con Millonarios, Santa Fe y la Dimayor. «La idea es que no haya paro de operación ni afecte a los equipos de Bogotá».

El proyecto pasó ya a una etapa de prefactibilidad, ahora la APP deberá hacer un análisis financiero para volver a presentarlo con los ajustes que se hicieron a los parqueaderos. «Calculamos que en tres meses ya pueden pasar a etapa de factibilidad, la administración se tomará otros tres meses así que el año entrante a mediados de junio ya se podría estar firmando esta factibilidad para arrancar con toda la adecuación y remodelación de las zonas exteriores del nuevo estadio».

Fuente: Sistema Integrado Digital RCN radio