El sujeto las seguía en un carro negro y generalmente las abordaba en sitios oscuros. Fue capturado y enviado a la cárcel.

Las autoridades conocieron denuncias de abuso sexual desde hace más de tres meses sobre la actuación del sujeto de 28 años de edad; todos coincidían con el ‘modus operandi’: un hombre desde un carro negro seguía a las mujeres, esperaba que apareciera un espacio desolado, ojalá oscuro y, prácticamente, les ponía el auto como obstáculo para impedirles la escapatoria.

“Viene un carro negro Ford detrás de mí, yo me cambio de acera al ver que viene despacio. Cuando yo me cambio, lo que hace es que me adelanta, se baja, me aborda, me coge por el cabello Y me tira al piso”, relató una de las afectadas.

En ese momento ella comenzó a gritar hasta que el hombre se subió al auto y arrancó. Ella, según dijo, sintió que estaba siendo arrastrada hacia el interior del carro, sin embargo, la alerta representada por sus gritos hizo que el hombre desistiera y huyera.

Según la Policía Metropolitana, este abusador sexual usó esa estrategia con varias mujeres en distintas localidades de Bogotá, a las horas de la madrugada o muy tarde en la noche, y en diversos espacios públicos.

La jefe de la unidad contra delitos sexuales de la policía de Bogotá, teniente Marilyn Rojas, aseguró que el hombre seguía a las mujeres durante varias cuadras y cuando las veía más vulnerables se adelantaba y descendía del carro “para hacerles tocamientos en sus partes íntimas”.

Al parecer, el sujeto operaba en al menos cinco localidades de la capital, pero gracias a una denuncia, la policía elaboró un retrato hablado con el que se inició la búsqueda. Posteriormente dieron con este delincuente cuando estaba a punto de abordar a una mujer. Lo capturaron y lo enviaron a la cárcel.