Aunque el reporte de las autoridades y el anuncio del gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey Ángel, es una significativa reducción en la tasa de delincuencia y violencia durante el último año en el departamento, en municipios como Soacha, Fusa, Funza, Mosquera, Girardot y Ubaté, las cifras de agresión y homicidio aumentaron.


Rey destacó, entre otras cifras, que por primera vez en 51 municipios del departamento no se presentaron muertes violentas, lo que equivale a un 48% del territorio libre del delito de homicidio.

“Hemos logrado una importante reducción de la tasa delincuencial en Cundinamarca durante el 2016. Mientras la Nación presenta 24 homicidios por cada 100.000 habitantes y Bogotá registra 16, en el departamento la cifra es de 10”, explicó el gobernador Rey.

De acuerdo con las cifras presentadas, también disminuyeron los casos de hurto: personas (11%), a comercio (8%), a vehículos (40%), de motocicletas (66%) y piratería y hechos relacionados (17%). El secuestro bajó en un 14% y la extorsión y delitos sexuales en un 75%.

Al respecto, Rey anunció la apropiación de 11 mil millones de pesos que garantizarán la financiación de proyectos en materia de seguridad y convivencia, con énfasis en la reducción de las lesiones personales, uno de los delitos que se ha incrementado en el departamento.

“Desde la Gobernación de Cundinamarca hacemos un llamado a la tolerancia y al respeto entre ciudadanos. Bienvenido el nuevo Código de Policía y esperamos que como ciudadanos de bien, todos y cada uno de nosotros hagamos lo propio, para que efectivamente, reduzcamos los delitos y aprendamos a vivir en comunidad”, aseguró Jorge Rey.

El primer mandatario departamental agregó además que se trabajará intensamente en Soacha, Fusagasugá, Funza, Madrid, Mosquera, Girardot, Chía, Cota y Ubaté, ya que son algunos de los municipios en los que se han incrementado la violencia y la agresión.

Para el caso de Soacha, el pie de fuerza se incrementará en los próximos días, se aumentarán los programas sociales y se reforzarán las acciones con los líderes y la comunidad para contrarrestar la delincuencia.