Como si se tratara de una propiedad privada, el tema del traslado de rectores ha originado reacciones entre las diferentes comunidades educativas, especialmente en aquellas que insisten en defender la labor de quienes han estado al frente de cada institución.


Esta mañana, por ejemplo, padres de familia y un sector de los estudiantes protagonizaron una toma pacífica en la Institución educativa el Bosque, reclamando la continuidad del rector Rafael Eutimio Fonseca.

Sin embargo lo que se percibió es que muchos reclaman sin fundamentos de causa, ya que al preguntar las razones por las cuales insisten en que el rector se quede, muchos no tienen claro por qué lo hacen. Pedro José sánchez, padre de familia y participante de la protesta, dijo que «desconozco quien pueda venir como rector del colegio y qué intensiones tiene. No se nada, lo único que quiero es que el profe Rafael siga con nosotros».

Amalia Sánchez, madre de familia de la institución, argumentó. «Estamos haciendo una toma pacífica para evitar que nos trasladen al señor rector, porque es un hombre que le ha dado mucho prestigio al colegio. No se quien vendrá, pero estoy segura que nadie hará mejor las cosas».

Yurani Mejía, representante de los estudiantes de la misma institución educativa, explicó que la intención es lograr que el rector se quede. «Queremos que el señor secretario recapacite y entienda que el profesor Rafael está haciendo bien las cosas y lo queremos aquí».

Ante la acalorada situación, el secretario de educación Ignacio Castellanos Anaya se trasladó al lugar para explicar los alcances de la resolución 0376 del 9 de marzo de 2010, mediante la cual se autoriza el traslado de nueve rectores.

«La decisión se mantiene, los traslados se mantienen; es una política de la Secretaría de Educación que tiene como objetivo la nivelación del sistema educativo, garantizar el acceso y la permanencia de os niños y las niñas en las 22 instituciones educativas oficiales. Volvemos al tema de la institucionalización de la educación, y todo esto tiene que estar reglamentado en los manuales de conviviencia; no podemos quedar a la voluntad de rectores, coordinadores y docentes.

Ahora. Hay que tener en cuenta que el colegio no es del rector, es de una comunidad educativa, y que el traslado de una persona no significa el fin para la institución. Lo contrario, sus procesos se debe ver favorecidos, porque en la medida que hayan dejado raices, crecerán y se fortalecerán.

La institucionalización de la educación es la única manera de acabar con la injerencia política en ella. Si no la institucionalizamos a través del empoderamiento que haga la comunidad educativa, no se podrá acabar con esa politiquería», explicó el titular de educación.