Según Migración Colombia, a corte del 21 de marzo pasado ya había un registro de 26.922 venezolanos  en el municipio, lo que indica que a 30 de mayo la cifra puede estar sobre los 30 mil.

Si bien no existía una base de datos, había aproximaciones sobre la cantidad de venezolanos en la ciudad, pero ahora con los registros de Migración Colombia la realidad es otra,  incluso al revisar las listas del sector educativo, se identificó que son alrededor de 5 mil niños venezolanos que están en los colegios del municipio.   

 “Cuando comenzó la pandemia encontramos un subregistro, y al revisar varias bases de datos concluimos que podíamos estar llegando a los 30.000 venezolanos, y al cruzar  esos datos con los de Migración Colombia no estábamos tan desfasados”, dijo John González, asesor de despacho de la Alcaldía de Soacha.

Además en la página ayudasoacha.com, que habilitó la alcaldía para que las personas vulnerables del municipio se inscribieran con el fin de obtener ayudas del Gobierno, se identificó un registro voluntario cercano a los 17.000 migrantes venezolanos que aseguran residir en la ciudad, otro indicador para saber cuántos extranjeros hay en Soacha.

Según datos cotejados en diferentes registros, los venezolanos en Soacha se concentran  en todo el municipio, especialmente en la comuna 4, que corresponde a Altos de Cazucá y Ciudadela Sucre; comuna 3, Ciudad Verde; comuna 6, barrio Altos de la Florida, y en la comuna 1, sector de Compartir.

Datos suministrados por la Alcaldía de Soacha muestran que sólo el 30% de los venezolanos que residen en el municipio están de manera legal por contar con su Permiso Especial de Permanencia (PEP). Ellos trabajan en panaderías o en salones de belleza, pero el resto viven de  la informalidad.

Lo delicado del caso es que, según las autoridades, del 70% que trabaja en la ilegalidad, hay un porcentaje que se dedica a delinquir.  “Eso ha sido complicado incluso antes de la pandemia, muchas de las bandas que fueron capturadas tenían integrantes venezolanos”, agregó González.

Sin embargo el departamento dice otra cosa porque al analizar cifras de delitos, la Gobernación no encontró una relación de importancia. “Ni en el nivel de capturas, ni en otros delitos llegan a un porcentaje alto”, explicó Andrés Nieto, director del Centro de estudios de seguridad de Cundinamarca.

Pero una realidad es que en muchas de las capturas por robo de celulares, atracos callejeros o asalto a buses de servicios públicos en Soacha, sí han resultado involucrados varios extranjeros, motivo por el cual entre un sector de los habitantes del municipio se han despertado brotes de xenofobia y de justicia por mano propia,  tema que las autoridades rechazan y que se ha venido trabajando desde la Alcaldía Municipal para evitar que se incremente.  

“El alcalde Juan Carlos Saldarriaga ha velado por el respeto hacia esta población y por garantizarles salud y educación”, finalizó el asesor de despacho de la Alcaldía de Soacha.

Apoyo: Migración Colombia, Alcaldía Soacha, eltiempo.com