La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), informó que los embalses de Neusa, Sisga, Tominé, Chuza y San Rafael, que hacen parte de la cuenca alta del río Bogotá, están en un 41% de su capacidad total. La entidad hizo un llamado al ahorro de agua, pues durante los días de aislamiento preventivo se ha aumentado su consumo.

Debido a las bajas precipitaciones en la parte alta y montañosa de la cuenca del río Bogotá, propias de esta época del año, el sistema de embalses que abastece de agua a la capital del país y sus municipios aledaños ha disminuido su capacidad de almacenamiento.

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) informó que embalses como Neusa, Sisga, Tominé, Chuza, San Rafael y Chisacá-Regadera, están en un 41 por ciento de su capacidad total, un nivel que según la entidad es bastante bajo.

“A pesar del nivel actual, existe la suficiente agua almacenada para garantizar que por el momento no haya desabastecimiento de agua en la sabana de Bogotá, entretanto se consolide la temporada de lluvias y el nivel de los embalses regrese a la normalidad”, dijo Humberto Hernández, coordinador de la Red de Monitoreo Hidrometeorológico de la CAR.

El embalse del Neusa hoy alberga 64 millones de metros cúbicos, es decir 55 por ciento de su capacidad total. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz. El sistema Agregado Norte trabaja con 38 por ciento de su capacidad total, es decir 316 millones de metros cúbicos. El panorama de sus tres embalses es el siguiente: Neusa, 64 millones de metros cúbicos (55 por ciento), Sisga 34 millones (37 por ciento) y Tominé 218 millones (35 por ciento).

Cincuenta por ciento del sistema Chingaza cuenta con agua (144 millones de metros cúbicos). Los embalses de Chuza, con 119 millones de metros cúbicos, y San Rafael con 24 millones, operan con 53 y 35 por ciento de su capacidad, respectivamente.

Los menos afectados por la época seca son los embalses menores del sur. Chisacá-Regadera hoy en día alberga 8,8 millones de metros cúbicos, 86 por ciento de su capacidad total. Con 34 millones de metros cúbicos, el embalse del Sisga opera con 37 por ciento de su capacidad total. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz. “Las descargas por embalse están así: Neusa (2 metros cúbicos por segundo), Sisga (4 m3/s) y Tominé (8 m3/s). El bombeo de San Rafael es de 8,4 m3/s”, informó la CAR.

Fuente: Semanasostenible.com