Durante la jornada de protestas que se registró en Bogotá, se reportaron dos personas heridas, un desaparecido, buses vandalizados y viviendas afectadas con bombas aturdidoras.

Las localidades afectadas fueron Suba, Kennedy y Usme, en inmediaciones de los respectivos portales de TransMilenio.

Por su parte Transmilenio denunció que en la localidad de Usme, un bus de la entidad fue retenido, le pincharon las chantas, rompieron los vidrios y obligaron a los usuarios a bajarse del transporte.

Así pues, en Suba se reportó que un grupo de encapuchados lanzó sobre las tejas de las casas bomba aturdidoras, y en Kennedy, en el sector de Chicalá, fueron captados en video algunos jóvenes enfrentándose con la policía.

De acuerdo con el reporte de Eliécer Camacho Jiménez, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, la jornada dejó a dos menores de edad heridos en Usme durante las confrontaciones entre los manifestantes y el Esmad. Ambos fueron trasladados a centros asistenciales de la localidad. El más joven, de 14 años, presenta heridas graves, razón por la cual su pronóstico es reservado.

 La ONG Human Rights International informó que se reportaron cinco detenciones arbitrarias, un desaparecido y reiteró los dos heridos reportados por las autoridades en Usme.