Aseguran que son venezolanos y que les robaron dos celulares, plata y hasta el helado que la menor se estaba comiendo.

La delincuencia no tiene límites y cada día se conocen más casos de inseguridad que sorprenden a la ciudadanía. Por ejemplo, hace tan solo una semana se supo que dos delincuentes en Bogotá le apuntaron a una menor de edad por robarse una camioneta; esta vez el repudiable hecho ocurrió en Soacha cuando tres ladrones atracaron a los padres de una menor de 11 años y a ella le quitaron el helado.

Puede recordar: Delincuentes encañonan a niña en medio del robo de una camioneta en Bogotá

El caso ocurrió cerca de la glorieta de Terreros, en la comuna cinco de Soacha, cuando papá, mamá y su hija de 11 años salieron a una droguería del sector. Cuenta Gisela que apenas eran las 6:00 p.m. del pasado martes y que cuando regresaban a casa, ocurrió el inusual hecho.

“Habíamos comprado unas pastas, un cepillo dental y un helado para la niña; regresábamos a casa cuando de repente nos encierran tres tipos con cuchillos y nos piden los celulares. Uno esculca a mi esposo, le saca la billetera y el celular, yo les entrego mi teléfono y les digo que no nos hagan daño”, aseguró la víctima.

Sin embargo, ocurrió algo que realmente es reprochable. “El que esculcó a mi esposo, luego de que ya tenía los celulares y la plata, miró a mi hija y le dijo descaradamente: ¿me das heladito?, tranquila que no te voy a hacer nada, y cogió el helado y se fue. Yo la verdad sentí morirme porque pensé que le iba a hacer algo”, añadió.

Para ver: Valiente hombre frustró robo de motocicleta en Soacha

En palabras de Gisela el delincuente no maltrató la niña y todo ocurrió en cuestión de segundos, pero para ella fue una eternidad y un momento muy difícil, aunque por fortuna no pasó nada grave.

De acuerdo a la víctima, se trata de delincuentes extranjeros por el acento, pero independientemente de su nacionalidad, pidió a las autoridades más acción en las calles y operativos constantes para capturar a estos criminales.

Este hecho se suma a la cantidad de robos y atracos que suceden a diario en Soacha, los mismos que engrosan las cifras, pero que al fin y al cabo siguen sucediendo porque aún no se ve un plan de choque para contrarrestar esta clase de delitos en el municipio.